Más de dos millones de somalíes viven en riesgo de muerte por hambruna

Comparte este artículo:

La Organizaciones de Naciones Unidas (ONU) advirtió que al menos 2.1 millones de personas en la nación africana de Somalia están en riesgo de morir de hambre durante el período de agosto a diciembre de 2012, debido a la fuerte crisis de seguridad alimentaria que atraviesa este país.

La Unidad de Análisis de Seguridad Alimentaria y Nutrición (FSNAU, por sus siglas en inglés), oficina adscrita al Programa de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), presentó un informe en el que demuestra que la crisis alimentaria no ha sido totalmente contenida en Somalia.

Aunque la estiman que se ha reducido la pobreza en un 16 por ciento desde el inicio de la año, el informe destacó que la asistencia humanitaria para salvar vidas sigue siendo necesaria para ayudar a las personas a satisfacer las necesidades inmediatas de alimentos.

El texto reseña ademas que durante los últimos dos años, la sequía ha afectado con mucha fuerza a unos 10 millones de personas en cuatro países del Cuerno de África, entre ellos Somalia.

El informe de la FSNAU indica precisa que la situación actual representa la peor crisis en de seguridad alimentaria en África desde la hambruna que hubo en Somalia de 1991 a 1992.

“La condición de hambruna se declaró primero en dos regiones al sur de Somalia hace un mes, y ahora la inseguridad alimentaria ha alcanzado el nivel de hambruna en otras tres zonas, y destacablemente en la capital, Mogadishu”, dice el texto.

La sequía ha fracturado el terreno y causado la muerte de los animales, provocando que cientos de miles de somalíes dejen sus tierras para buscar ayuda en la capital.

La FSNAU calcula que alrededor de unos 700 mil somalíes han cruzado fronteras internacionales a campos de refugiados en naciones vecinas como Kenia, Etiopía y Djibouti.

Somalia es uno de los países que genera mayor número de refugiados y desplazados internos en el mundo. La nación no ha tenido un gobierno central efectivo desde 1991, cuando los caudillos derrocaron al exdictador Mohamed Siad Barre.

“Hago un llamado a mis hermanos musulmanes ricos y al pueblo somalí para que nos ayude a todos los que estamos necesitados. Hemos huido de nuestras regiones de origen en busca de mejor vida, pero igual, desde entonces, no hemos visto ninguna ayuda en absoluto “, dijo un refugiados a la agencia iraní PressTV.

Comparte este artículo: