Los ganaderos saldrán a la calle si no cambia la situación del sector

Comparte este artículo:

Las organizaciones agrarias han advertido de que si no revierte la “extrema situación” del sector lácteo, aquejado por el encarecimiento de las materias primas, saldrán a la calle para defender “con uñas y dientes” la estabilidad de la ganadería española de vacuno de leche, puesto que existe un “contubernio para laminarlo.”

Tras la reunión mantenida ayer con el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, y con representantes de la distribución, la Unión de Pequeños Ganaderos (UPA) han coincidido con COAG en que la posible quiebra del sector lácteo productor “no tiene precedentes”, como refleja que los precios hayan descendido un 10% desde enero, mientras que los costes de producción se han incrementado en torno a un 40%.

En este sentido, el secretario de ganadería de UPA, Román Santalla, ha explicado que los precios que se pagan a los productores españoles son “prácticamente los más bajos de toda la Unión Europa”, incluso ha querido precisar que en algunas comunidades autónomas como Galicia, Cantabria o las Islas Baleares “los precios están por debajo de la media mundial”.

Santalla ha denunciado ante el ministro de Agricultura que existe “un planteamiento clarísimo” por parte de operadores que actúan en España, con intereses de origen francés y alemán, “de llevar hacia la quiebra al sector lácteo español”, que, según ha defendido, genera “en torno a 200.000 empleos”.

Así, UPA “rechaza los intereses de otros países, que están utilizando a España como sumidero para todos sus excedentes, ya que sus áreas de distribución priorizan la compra de productos franceses y alemanes frente a los artículos españoles”.

En cuanto a una eventual vuelta atrás de las prácticas por parte de las grandes áreas extranjeras de distribución alimentaria, la organización agraria ha precisado que no confían “en absoluto” en que estos operadores atiendan el aumento en los costes de producción del sector lácteo, por lo que les ha rogado que paguen “lo mismo” a los ganaderos que en sus respectivos países.

Si bien, ha reconocido que existe “una parte” del sector de la distribución que sí ha tomado la decisión de trasladar una subida de los precios que se costean a los ganaderos de vacuno a partir del 1 de septiembre.

ABUSO DE LA GRAN DISTRIBUCIÓN

Por su parte, Andoni García, miembro de la comisión ejecutiva de COAG ha valorado la “claridad” del ministro Arias Cañete al explicar la “situación extrema”, que según ha avanzado se mantendrá dado que “los costes de la alimentación para las cabezas seguirán subiendo”

Comparte este artículo: