Alonso reclama la protección de la Guardia Civil para transportar carbón

Comparte este artículo:

Noticias relacionadas

El Grupo Alonso ha pedido a la Subdelegación del Gobierno la intervención de la Guardia Civil para la protección de los vehículos que transportan el carbón desde las explotaciones de forma indefinida, hasta que concluya la huelga de los mineros. Así lo confirmó ayer mismo el subdelegado, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien remarcó que a pesar de la petición «no se han registrado incidentes de orden público relevantes, tan sólo hechos aislados y el comportamiento de los mineros hasta ahora ha sido razonable».

La petición del empresario minero llegó ayer por la mañana, después de que un piquete cortara la carretera en la localidad lacianiega de Caboalles de Arriba y evitara la entrada de nueve camiones cargados de mineral procedentes de la explotación asturiana de Cerredo. A pesar de que el corte se alargó, agentes de la Guardia Civil lograron mediar en la situación y los transportistas desandaron el camino. Aunque no fue precisa la intervención de los guardias civiles, los agentes permanecen en la zona después de que el martes, un piquete se presentara en Fonfría, la explotación a cielo abierto de Caboalles de Abajo, y otro grupo bloquera los accesos al parque de camiones de Coto Minero Cantábrico.

Los mineros se pusieron de nuevo en huelga para rechazar las modificaciones que pretende aplicar el empresario en el calendario laboral de sus trabajadores. La propuesta de Alonso se basa en seis días de trabajo y tres de descanso, sin tener en cuenta los fines de semana, lo que evitará el pago de horas extras. De este modo, los mineros perderán entre 200 y 400 euros al mes, según sus nóminas.

«Las fuerzas de seguridad velarán para evitar que cualquier trabajador sea coaccionado o amenazado porque quiera cumplir con su derecho a trabajar y por la libertad de la empresa de querer llevar a cabo su actividad», explicó Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien también recordó el derecho a la huelga. El subdelegado apostó por el diálogo y el trabajo duro a partir de septiembre para solucionar los problemas del sector.

Comparte este artículo: