El Gobierno aumenta en otros 41.000 millones los avales a la banca

Comparte este artículo:

Las fuentes de financiación llevan tiempo secas para la banca española y el Gobierno ha optado por aumentar aún más el montante disponible para avalar las emisiones de deuda de las entidades, con el fin de ganar la confianza de los inversores en esos títulos de deuda. El borrador de decreto ley de reestructuración y resolución ordenada de las entidades de crédito que el Ejecutivo ha trasladado a la Comisión Europea fija en 258.278 millones de euros el importe máximo de los avales a otorgar por el Estado a lo largo de 2012, lo que supone un aumento de unos 41.000 millones respecto a los 217.043 millones fijados en la Ley de Presupuestos Generales del Estado del 30 de junio.

El aumento corresponde a las garantías sobre las obligaciones económicas que tienen las entidades como consecuencia de la emisión de bonos obligaciones, que pasan de 55.000 a 96.235 millones.

Desde que comenzó la crisis financiera, el Estado ha movilizado más de 115.000 millones a la banca, vía avales, compras de activos, asunción de pérdidas y ayudas directas del fondo de rescate bancario (el FROB). En total, se han otorgado avales de los que queda un saldo vivo de unos 81.000 millones, según datos de marzo.

En julio, los créditos del BCE a la banca alcanzaron un récord con 375.549 millones

Las dificultades de financiación de la industria financiera no se han suavizado en los últimos meses y elBanco Central Europeo (BCE) no ha vuelto a abrir el grifo del crédito barato a largo plazo, del que se nutrieron sobre todo las entidades españolas e italianas. Entre una subasta de diciembre y otra de febrero, el organismo con sede en Fráncfort colocó en el mercado alrededor de un billón de euros en créditos a tres años a un 1%, lo que en el mundo financiero se conoce como barra libre de liquidez. Y el sector español consumió aproximadamente un tercio de ese total (lo que le permitió comprar bonos españoles y reducir la presión sobre la deuda), según las estimaciones del mercado.

Ahora ese efecto se ha diluido en los mercados. Y la banca española sigue muy dependiente de la financiación del BCE. En julio, los créditos del banco emisor europeo a la banca alcanzaron un récord con 375.549 millones y, según los datos del Banco de España, la apelación del sector aumentó en julio un 11% (38.343 millones) respecto a junio.

Los inversores acababan de conocer la decisión del Ejecutivo de solicitar el rescate de Europa —una línea de financiación de hasta 100.000 millones de euros que aún no se ha materializado—. La banca española acaparó el 50% del total de la financiación al eurosistema.

El FROB nació con una dotación de 9.000 millones con cargo a los presupuestos públicos que se aumentaron hasta los 15.000, aunque su capacidad de endeudamiento alcanza los 90.000 millones. El Estado, con la reforma, devolverá la aportación inicial del sector financiero (2.250 millones), que ya no formará parte del fondo.

Comparte este artículo: