Los piquetes rebajan su acción ya que cada vez menos mineros van a fichar

Comparte este artículo:

La actuación de los piquetes mineros ya está haciendo mella en aquellas explotaciones donde la convocatoria de huelga no es legal, caso de Alinos y La Lomba. Cada vez son más los trabajadores que no acuden a su puesto de trabajo a fichar, con lo cual la acción de los piquetes se diluye y la percepción de que el sector del carbón está en huelga es cada vez mayor. Asimismo, los paros siguen extendiéndose y un grupo de trabajadores consiguió detener la salida de camiones del parque móvil de Las Rozas, en Laciana. Los piquetes permitieron la entrada de los vehículos pesados en el recinto conocido como los talleres, pero no su salida, puesto que su objetivo inmediato era evitar el transporte de carbón u otras mercancías. No obstante, los operarios continuaron trabajando en el interior.

Todo lo contrario ocurrió en el cielo abierto asturiano de Tormaleo. Aquí, los trabajadores sí entraron al tajo en el que hubiera sido su cuarto día de paro. Y es que en esta explotación la convocatoria de huelga no será oficial y tampoco legal hasta el próximo lunes, por ello, la dirección de la empresa —en este caso Coto Minero Cantábrico— podría aplicar despidos. «No se pretende hacer más daño del necesario y, teniendo en cuenta la situación de estos trabajadores, los piquetes les dejaron entrar a trabajar, dado que ya había amenazas de la empresa de que despediría a quien estuviera más de tres días sin acudir a su puesto de trabajo», explicó el secretario general de MCA-UGT, Manuel Luna, recordando no obstante que este grupo de unos sesenta mineros se sumará de nuevo a la huelga el lunes.

«La situación es más o menos la misma que el lunes e incluso mejor porque ya hay trabajadores que han decidido por sí mismos no acudir a trabajar. Hasta ahora lo estaban haciendo por miedo a las represalias de la empresa o por razones de otra índole, pero ayer fueron muchos los que no ficharon. La gente está caliente y animada a seguir adelante», afirmó Luna.

El conflicto de Fonfría

Desde primera hora de la mañana de ayer un piquete de mineros paralizó nuevamente la normalidad en el cielo abierto de Fonfría, cuyos trabajadores han decidido abandonar el tajo pese a que siguen cercados por la sombra de los incumplimientos de contrato que los sindicatos pretenden paliar con notificaciones diarias a la Inspección de Trabajo.

En un clima de intereses divididos, los mineros lacianiegos aseguraron ayer no estar de acuerdo con la cifra de seguimiento del 20% que maneja la patronal. Los obreros garantizan que el porcentaje es mucho mayor y solicitaron negociar con el empresario para que se mantenga el calendario laboral. «No pedimos aumento de sueldo sino que se mantengan las mismas condiciones y unas garantías laborales dignas», afirmaron.

Comparte este artículo: