Los sindicatos cifran en un 80% el paro y la empresa lo reduce a un 20%

Comparte este artículo:

Se ponen de acuerdo y a la de tres, levantan un raíl viejo y bloquean las vías que conducen a la central térmica de Cubillos del Sil. Minutos antes, y sin quitarse el pasamontañas, en un día nublado de agosto, habían arrojado piedras llenas de rabia contra los camiones asturianos que acababan de dejar carbón importando en la central de Endesa.

Los trabajadores de los cielos abiertos de Uminsa, especialmente los del grupo Jarrinas, en la Gran Corta de Fabero, fueron ayer los más activos en la primera jornada de huelga contra los recortes salariales que quiere aplicar el empresario Victorino Alonso. Los sindicatos mostraron su satisfacción porque según sus estimaciones, el seguimiento rebasó el 80 por ciento de los dos mil trabajadores de Uminsa y de 17 subcontratas convocados, superior al que esperaban tras la amenaza de despidos por parte de Alonso. La empresa, por el contrario, redujo el seguimiento a tan sólo un 20 por ciento, y achacable en buena parte a la acción de los piquetes, se quejó en una nota.

Temprano, el piquete formado por trabajadores del cielo abierto —directamente afectados por los cambios de turnos que quiere imponer la empresa para reducir los costes de explotación y eliminar las horas extras— había recorrido casi todos los centros de trabajo de Uminsa excepto el grupo Alinos. La empresa acusó a los 165 trabajadores del centro de Fabero-Sil —en su versión, los únicos que ayer secundaron voluntariamente el paro y que no pasan de ser el 8,25 por ciento de la empresa— de impedir el acceso al trabajo de 50 trabajadores del transporte de camiones de La Lomba en Ponferrada, los cien mineros de interior del pozo de Santa Cruz del Sil y los 97 del cielo abierto de Cerredo, donde aseguró que había habido «enfrentamientos leves». En total, sólo 412, lo que supone el 20 por ciento.

El portavoz sindical, Manuel Luna, secretario provincial de MCA-UGT, sin embargo, estimó que el 80 por ciento de los trabajadores habían secundado el paro, incluyendo los centros de Tormaleo, Santa Cruz, La Lomba y Cerredo —donde la huelga está convocada legalmente a partir del lunes— y sólo en Alinos y en dos empresas de mantenimiento de maquinaria de Ponferrada entraron a trabajar.

Comparte este artículo: