La reforma laboral dispara el número de afectados por ERE no pactados

Comparte este artículo:

El número de afectados por Expedientes de Regulación de Empleo aumenta entre enero y mayo un 53%. Desde que entró en vigor la reforma, los ERE impuestos por el empresario se multiplican por nueve

 

De esos afectados, los despedidos han sido 29.844 este año, frente a 25.345 en 2011 (un aumento del 17%). Una subida, pero no tan acusada como en el caso de los ERE de suspensión (los que suponen no ir temporalmente al trabajo), que han aumentado respecto al año pasado en un 82%: de 60.319 afectados se ha pasado a 109.856. También han aumentado los ERE de reducción de jornada, un 24%.

 

Son diferencias notables, pero éstas se agudizan al comparar el comportamiento de los ERE pactados y no pactados. Los primeros, acordados entre el empresario y la representación de los trabajadores, han aumentado menos de un 3%. Son los segundos, los impuestos por la empresa, los que se disparan: de 11.416 trabajadores afectados por este tipo de ERE se ha pasado a 69.510, seis veces más (un 508%).

Efectos de la reforma laboral

Dado que el actual contexto de la economía es recesivo, mientras que a principios de 2011 el PIB crecía, es normal que haya aumentado en 2012 el número de ERE. Pero además a mediados de febrero de este año se aprobó una reforma laboral que facilita al empresario recurrir a este tipo de medidas, sobre todo al suprimir el requisito de que la autoridad laboral tenga que dar el visto bueno a los Expedientes.

Para determinar qué efectos ha tenido la reforma, que entró en vigor el 12 de febrero, se pueden estudiar los datos de marzo a mayo, y compararlos con el total (de enero a mayo). Y mirando esa comparación, se observa un dato destacable: que se disparan los ERE no pactados. Si la cifra de los 5 primeros meses marca un aumento del 508%, desde la reforma ese aumento es del 800%: los ERE no pactados se multiplican por nueve con la entrada en vigor de la reforma laboral, en comparación con marzo, abril y mayo de 2011. Además, los ERE pactados caen un 26%.

Por lo demás, los datos señalan que los despidos aumentan con la reforma, pero menos que si en la cuenta se meten también los meses pre-reforma: entre enero y mayo los despidos por ERE aumentaron un 17%, mientras que a partir de marzo sólo un 7%. Sólo las suspensiones de contrato presentan un aumento en su ritmo de crecimiento con la reforma.

Comparte este artículo: