Redactó Washington una nueva constitución para Siria

Comparte este artículo:

Unos 40 exilados sirios venían reuniéndose en secreto en Berlín, desde enero, en los locales de la Stiftung Wissenschaft und Politik [1], en la plaza de iglesia Saint Louis. La fundación es financiada por la asociación alemana de empresarios, pero los gastos de esas reuniones van por cuenta del Departamento de Estado y del Departemento de Defensa de los Estados Unidos de América. Preside esas reuniones Steven Heydemann, quien ostenta la doble ciudadanía estadounidense e israelí, además de haber trabajado desde hace mucho tiempo para la CIA [2] antes de convertirse en investigador del estadounidense Institute of Peace. A pesar de su nombre, ese organismo, que proporciona el marco oficial a las mencionadas reuniones, es una pantalla del Pentágono [3]. Cosa sorprendente, entre los participantes en ese proceso se cuenta el ministerio suizo de Relaciones Exteriores.

El programa se denomina «El día siguiente. Respaldo a una transición democrática en Siria» [4]. En el vocabulario orwelliano de Washington, «transición democrática» significa “paso del presidente electo y plebiscitado por el pueblo sirio Bachar al-Assad a un presidente designado por las potencias occidentales”. Y la expresión «día siguiente» designa el periodo que seguiría al derrocamiento del régimen sirio por esas mismas potencias occidentales.

O sea, mientras los sirios aprobaban una nueva Constitución a través de un referendo [5], ese grupo de trabajo redactaba otra constitución… en Berlín. El documento final fue presentado a la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton y al presidente del Consejo Nacional Sirio, Abdel Bayset Syda [6], en el marco de la 3ª Conferencia de los Amigos de Siria celebrada el 6 de julio en París. Syda, naturalmente, aceptó la aplicación de esa «hoja de ruta».

[1] Ya en 2008, el director de la mencionada fundación, Volker Perthes, y la directora de la Arab Reform Initiative, Bassma Kodmani, actual vocera del Consejo Nacional Sirio, participaban juntos en la reunión del Grupo de Bilderberg.

[2] Siguiendo un esquema clásico, la actividad estaba patrocinada por la Fundación Ford, la US Information Agency y la Freedom House.

[3] El US Institute of Peace fue creado por el Pentágono en el mismo momento que la National Endowment for Democracy (NED) por el Departamento de Estado. En los documentos del Congreso de Estados Unidos, su presupuesto está incluido en el presupuesto del Pentágono, mientras que el de la NED depende del Departamento de Estado.

[4] “The day after: Supporting a democratic transition in Syria”

[5] « La Constitution de la République arabe syrienne 2012 », Réseau Voltaire, 26 de febrero de 2012.

[6] Al transcribir el apellido del señor Syda, la prensa occidental agrega una «a», convirtiéndolo en «Sayda», para evitar la confusión con la enfermedad del mismo nombre.

Comparte este artículo: