Queremos un Tajo con vida

Comparte este artículo:

 

Desde hace un tiempo nuestro río Tajo se encuentra en una situación límite, con miles de peces muertos por los distintos vertidos sobre un cauce prácticamente seco. Una cloaca a cielo abierto que antaño fuera un río lleno de vida.


Desde Izquierda Castellana nos sumarnos a esta creciente ola de indignación ante la penosa situación del Tajo. Nos posicionamos, también en contra de la actitud falsa e hipócrita de esos políticos profesionales, máximos responsables de esta situación. El único interés de éstos es el de
arremeter contra sus adversarios de sillón, pasándose el problema en lugar de poner solución a esta deplorable situación del río.


Son ya 40 años de deterioro del Tajo hasta el punto actual de total insostenibilidad medioambiental. La cuenca se ha quedado sin agua, sustituido el caudal natural por vertidos urbanos e industriales. No solo hablamos de contaminación, también de esquilmación: la cantidad de agua trasvasada, sumada a la progresiva sequía, hacen imposible la vida en el río e imposibilitan el uso y disfrute del mismo por parte de los ciudadanos y ciudadanas.


Estamos más que cansadas y cansados de vivir con un Trasvase gestado durante el franquismo, que lleva el agua limpia de la cabecera a otras tierras lejanas para anegar campos de golf, urbanizaciones y
una agricultura insostenible. Al mismos tiempo, se condena a la población del Tajo  al agua pútrida e inerte .


Por todo ello exigimos el final del trasvase, para poder contar con unos cauces que posibiliten un Tajo vivo. Así mismo consideramos que es necesaria para nuestra tierra, una política eficaz de saneamiento y control de
vertidos: 40 años son bastantes y la paciencia tiene un límite.

 

Por una tierra fértil y un río con vida, Castilla necesita una política ecológica y justa.

 

Comparte este artículo: