Botella, increpada por trabajadores municipales en un mercado

Comparte este artículo:

Una veintena de empleados municipales ha recibido a bocinazos esta mañana a la alcaldesa de la capital, Ana Botella, a las puertas del mercado de Ibiza, en el distrito de Retiro, que acaba de ser reformado. La alcaldesa, al ver la concentración, se ha acercado durante “unos 15 segundos”, según ha explicado un portavoz de UGT, y se ha comprometido con ellos a reunirse y hablar sobre sus reclamaciones laborales. Hace dos días, Botella abrió la puerta a un recorte de empleos en el Ayuntamiento, a pesar de que el pasado 21 de diciembre, el último día como alcalde del ahora ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, firmó un acuerdo con los sindicatos mayoritarios (Comisiones Obreras, UGT y CSI) en el que se comprometía a “mantener el empleo y las condiciones laborales” durante los próximos cuatro años.

Con una pancarta de fondo negro y el lema Esto es un atraco, los nueve sindicatos con representación en el Consistorio de la capital, y algún espontáneo descontento que se ha acercado al ver la protesta, le han gritado “ladrona” y “sin vergüenza”. “Nos estás robando”, le decían también.

“Creíamos que iba a venir con Esperanza Aguirre, pero en su lugar ha asistido Percival Manglano”, ha asegurado Luis Miguel, secretario general de UGT en el Ayuntamiento. Botella les ha preguntado si podían hablar, a lo que una manifestante le ha respondido: “Ana, no puede ser, no puede ser lo que estáis haciendo… nos estáis robando”. Posteriormente, ya dentro del mercado, otro trabajador se ha acercado a la regidora y le ha dicho que le han solicitado varias reuniones y solo han conseguido una con personas que no estaban capacitadas para negociar.

La alcaldesa le ha entregado una tarjeta personal y le ha pedido que le llame para tratar el asunto. “Después de tres jornadas de huelga, nos habéis mandado a dos directores que lo único que nos preguntan es por los motivos de nuestra protesta”, ha lamentado este trabajador.

Botella ha salido por la puerta de atrás del mercado, donde la esperaban los manifestantes con sus pancartas. En lugar de coger el coche en la puerta, ha preferido darse un paseo. Los empleados municipales y los sindicatos la han seguido increpando durante este tiempo por los recortes. Poco después, su coche la ha recogido y se ha marchado, informa Carlos Rosillo.

Esta concentración se suma a las movilizaciones que hace más de mes y medio comenzaron los sindicatos para protestar por las medidas del Plan de Ajuste 2012-2022. Bajo lemas como Tapa la Botella. Tapa los recortes y el despilfarro, todos los viernes trabajadores del Ayuntamiento acuden a su puesto de trabajo con vestidos negros para manifestar su rechazo “a tanto inútil recorte de derechos y en defensa del servicio público de calidad”.

Comparte este artículo: