Ecologistas relaciona las nefastas consecuencias en Murcia y C-LM “al recorte en prevención y vigilancia”

Comparte este artículo:

Ecologistas en Acción de Murcia y Castilla-La Mancha ha afirmado que “la virulencia del gran incendio que asola el entorno del embalse del Cenajo y sus nefastas consecuencias están directamente relacionadas con la falta de planificación y una gestión inadecuada de los espacios forestales, que se han agravado debido a los enormes recortes en personal y medios dedicados a la prevención”.

Los ecologitas han recordado que “llevan meses advirtiendo a las autoridades del peligro que se daba este año al combinarse con la habitual sequía la situación derivada de los drásticos recortes en prevención y gestión, lo que convierte los espacios forestales en un polvorín”.

En su opinión, “el gran incendio que asola el entorno del Cenajo es una consecuencia derivada de la falta de una gestión adecuada de los espacios forestales, que se ha potenciado por los recortes en personal y medios habidos este año”.

Por ello, califican de “desastre ecológico” el incendio, “que ya lleva quemadas más de 7.000 hectáreas y que comenzó ayer en la provincia de Albacete, penetrando posteriormente a la de Murcia por la Sierra del Salmerón”.

Además, “a falta de poder evaluar ‘in situ’ los daños ambientales que ha provocado el incendio, las previsiones no son nada halagüeñas teniendo en cuenta el alto valor ecológico de la zona quemada”.

Ecologistas en Acción recuerda a las administraciones públicas que los incendios “se evitan atajando en primer lugar las causas directas cuando éstas son de origen humano, sean por negligencia o con ánimo de causar daño”.

“Pero por otro lado, se pueden paliar y mucho con una adecuada gestión forestal. Hay que invertir mucho mejor y con más criterio en las labores de vigilancia y prevención en los montes, especialmente en las zonas protegidas y en las de alto riesgo para la seguridad de las personas”, ha dicho.

Considera que “medidas como disponer una red de vigilancia bien dotada o como manejar las masas forestales recuperando su diversidad para que sean menos vulnerables al fuego son necesarias para mejorar los criterios de gestión”.

También es necesario que “se prohíba el uso del fuego de forma tajante y en toda época para cualquier tipo de labor forestal o agrícola, y perseguir y penalizar adecuadamente las conductas delictivas”.

En este sentido, las organizaciones ecologistas denuncian que en los últimos años “el dinero invertido por las Administraciones ha sido destinado principalmente a medios de extinción, pero las asignaturas pendientes siguen siendo la prevención, es decir, la gestión y la vigilancia de los espacios forestales”.

En el caso de la Región de Murcia, “es absolutamente irresponsable que todavía se mantengan pendientes de aprobación documentos esenciales para la correcta gestión forestal y la prevención de incendios, como son la Ley de Montes Regional, el Plan Forestal de la Región de Murcia y la Estrategia Forestal de la Región de Murcia. Y todo ello cuando hemos sufrido importantes incendios en los últimos años”.

En el caso de Castilla-La Mancha, reprueba la organización ecologista que “sigua fomentándose en exceso el pinar, frente a otros bosques autóctonos más resistentes al fuego, y donde se han notado más los recortes es en la disminución de vigilantes en los montes”.

En otro orden de cosas, los ecologistas reclaman “una urgente investigación que lleve a dar con los responsables del incendio, a los que, en su caso, debería imponérseles sanciones ejemplarizantes”.

Para concluir, la organización ecologista insta a los gobiernos de ambas regiones a que “apuesten de verdad por una gestión y prevención adecuada, planificada y con suficientes medios personales, ya que de no hacerlo la virulencia y las consecuencias de los incendios se magnifican, generando enormes daños para el medio ambiente y para las poblaciones afectadas”.

Comparte este artículo: