Las mujeres reclaman una lucha más sonora entre el Negrón y el Manzanal

Comparte este artículo:

En un clima de convivencia y tranquilidad como el que ayer se vivió frente a la entrada de la mina de los encerrados bercianos, los ánimos no estaban igual de apaciguados, al menos entre las mujeres que llevan 43 días aguardando la salida de unos maridos a los que se ha tragado la montaña de carbón. Su espíritu es de lucha y siguen sin entender por qué en el Bierzo las protestas de los mineros son tan ‘light’. Miran con ojos de cierta admiración la defensa que se está haciendo del sector en Asturias o Ciñera y llaman a los piquetes para que hagan lo propio en el Bierzo. Echan en falta un frente fuerte entre el Negrón y el Manzanal, más cuando ven pasar el tiempo sin que lleguen soluciones mientras los siete de Santa Cruz continúan enterrados a tres kilómetros lineales de la vida real.

«Ellos no van a salir a menos que los obliguen», aseguró la mujer de José Araújo, insatisfecha con la que imagen que de la minería están dando la mayor parte de los medios de comunicación nacionales. «Mis padres viven en Madrid y se han tenido que venir a Matarrosa porque allí no recibían ningún tipo de información y lo que salía no era ni parecido a lo que realmente estaba ocurriendo», explicó la misma mujer, que no entiende porque aquí las cosas están siendo así, mientras que el extranjero el encierro y las protestas son «un boom». Aunque reconoce que la cobertura es ahora mayor, entiende que han llegado demasiado tarde. «Ya llevaban 21 días de encierro cuando comenzaron a hablar de ellos en los medios nacionales».

Las siete mujeres de Santa Cruz ansían ver salir a sus maridos del agujero y aunque sin esperanzas quieren, a regañadientes, confiar en la reunión que hoy mantendrán los sindicatos con el Ministro de Industria. «A ver si de una vez por todas este hombre entra en razón y nos da una solución porque nuestros maridos ya llevan muchos días ahí dentro».

Mas información:

Publicado en Diario de León: Las mujeres reclaman una lucha más sonora entre el Negrón y el Manzanal

 

Comparte este artículo: