Gobierno boliviano y policías firman acuerdo para poner fin al conflicto

Comparte este artículo:

El gobierno boliviano y oficiales de bajo rango pertenecientes al cuerpo policial de ese país, firmaron la madrugada de este miércoles un acuerdo para responder a las peticiones hechas por los uniformados y así poner fin a un conflicto que se mantuvo por seis días.

El documento consta de diez puntos que está encabezado por un incremento de 100 bolivianos (unos 14 dólares) al salario base policial, doble ración de alimentos secos (harina, azúcar y arroz) y la revisión de otras peticiones que habían sido solicitadas, de acuerdo con lo que informó el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

El representante gubernamental dijo que con la negociación alcanzada, la actividad policial en el país “se normalizará”. Por su parte, la miembro del grupo policial que participó en el diálogo, Esther Corsón, dijo que se logró “un aumento significativo” con el acuerdo, que fue firmado “pensando en el pueblo boliviano, que ya tenía más de seis días sin protección policial alguna”.

El pasado domingo el gobierno boliviano también había negociado un acuerdo con los huelguistas, sin embargo, los líderes de la revuelta se negaron a cumplir con las palabras acordadas y se mantuvieron en sus lugares de protesta.

Ante esta situación, el gobierno boliviano denunció que se estaba gestando un “golpe de Estado” contra el presidente Evo Morales, encubierto en una huelga policial impulsada por sectores políticos. 

Esta huelga inició el pasado jueves en distintas ciudades del país, cuando los policías exigieron mejoras salariales y laborales por parte del Gobierno. Los amotinados pidieron, en un principio, la nivelación de sus salarios con el de las Fuerzas Armadas, jubilación con el último sueldo y la abrogación de la Ley 101 de Régimen Disciplinario.

“Este incremento salarial se fusiona al básico y tiene carácter retroactivo, que se incorporará hasta el mes de enero; además que esta asignación alimentaria de dotación de víveres rondará un aproximado calculado en los 110 millones de bolivianos (15 millones 580 mil 737 dólares)”, dijo Romero.

“Este es un momento para reflexionar sobre las lecciones que nos ha dejado esta crisis policial”, subrayó Romero. 

Respecto a las demandas de la policía, indicó que se han acumulado durante muchos años, “porque en los siete años anteriores hubo cero incremento para la policía. Nos ha tocado heredar un cúmulo de tensión, malestar y requerimientos que se ha atendido en tiempo récord”. 

“Si comparamos 20 por ciento con seis por ciento de índice de inflación tenemos más de 13 puntos de incremento real en los ingresos”, añadió el Ministro, quien resaltó que aún hay que trabajar en favor de la policía boliviana y encarar acciones que han tratado de politizar la situación. 

En referencia a los documentos perdidos tras la quema de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (Utop), situada frente al Palacio de Gobierno, señaló que aplicarán un procedimiento de reposición tarea que le corresponde al Tribunal Judicial.

Comparte este artículo: