RIO+20: Millares de personas protestan contra el “capitalismo verde”

Comparte este artículo:


RIO DE JANEIRO, 20 jun (Xinhua) — Unas 60.000 personas se manifestaron este miércoles en el centro de Río de Janeiro para pedir a los gobiernos reunidos en la Cumbre de la ONU Río+20 que protejan los derechos sociales y la naturaleza en lugar de favorecer el “capitalismo verde”.

Activistas de centenares de organizaciones diferentes llegadas de todo el planeta protestaron en Río amparados por la Cumbre de los Pueblos, el mayor evento paralelo a la reunión de la ONU sobre Desarrollo Sostenible.

Muchos jóvenes universitarios criticaron las decisiones sobre desarrollo sostenible que toman los gobernantes en las cumbres internacionales de las Naciones Unidas y que consideran “capitalismo verde”.

La manifestación forma parte del Día de Movilización Global “en defensa de los bienes comunes y contra la mercantilización de la vida”, convocada para coincidir con la apertura de la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Río+20.

“Es la monetización del aire y el agua, de derechos de los pueblos indígenas a los que los gobernantes ponen precio”, declaró el brasileño colombiano Airton Mendoza. 

La protesta pacífica ocupaba casi toda la extensión de la Avenida Río Branco de más de un kilómetro de longitud en centro de la ciudad.

Feministas, anticapitalistas, sindicatos, ecologistas, indígenas y estudiantes, se sumaron a gente que pedía reformas laborales, más derechos para los niños o el fin del hambre en el mundo. 

Una procesión de movimientos sociales de todo tipo conocida como la “megamarcha” mostró su fuerza contra la Cumbre de la Río+20 que debate desde hoy y hasta el viernes temas relacionados con el desarrollo sostenible.

Unas 60.000 personas se lanzaron a la calle a pesar de la lluvia, según la policía. “La Río+20 está atrapada por las grandes empresas y no podemos dejar que haya un atraso en los derechos ya conseguidos”, explicó María dos Santos, vinculada a la Asociación de Mujeres Negras de Brasil. 

Dos Santos señaló que la marcha era contra la “mercantilización” de la naturaleza y del cuerpo femenino.

Representantes de distintos países latinoamericanos como Argentina, Paraguay, Bolivia, Colombia y Brasil llegaron bajo la cobertura de la organización Vía Campesina cuyo portavoz explicó que aprovecharon la marcha para denunciar la matanza de la semana pasada que dejó al menos 17 muertos en un choque entre policías y campesinos.

Un millar de jóvenes ataviados con máscaras antigás, sierras mecánicas o esposas en las muñecas caminaban defendiendo una campaña de la ONG Greenpeace que clamaba contra el nuevo Código Forestal aprobado en Brasil.

“Con esto van a conseguir que desaparezca todos los árboles”, dijo Marisa Marques, una anciana llegada desde el norte del país para participar en la protesta. 

Mientras, otros ondeaban una enorme bandera brasileña y algunos portaban pancartas con mensajes como: “No nos representan”, o “Feministas contra el terrorismo neoliberal”.

Comparte este artículo: