Avanzando hacia la guerra

Comparte este artículo:

 

El imperialismo anglo-americano no considera ya, a estas alturas, otra salida estratégica a su crisis económica que la guerra. La guerra no entendida como un conflicto militar localizado en espacio y tiempo, sino como un proceso extendido territorial y temporalmente, tanto como sea necesario, que sirva para resolver los problemas económicos propios y recuperar la hegemonía mundial perdida en ese terreno.

Una buena parte de los movimientos en los últimos tiempos en Oriente Medio, Latinoamérica, Asia y también Europa, espacio territorial más complicado por concentrarse en él las agudas contradicciones que atraviesan al sistema capitalista hoy, de lo que hablaremos en el próximo escrito, tienen como ultima finalidad ese objetivo. El de la guerra.

 

 

Se trata de ir construyendo un proceso que conduzca a ese fin.

 

La evolución del conflicto de Siria, principal expresión de esa política guerrerista en estos momentos, nos va a servir de termómetro, de la mayor o menor aceleración en el avance hacia una situación de guerra extensa, cada vez más necesaria para el imperialismo anglo-americano y cada vez mas peligrosa para el conjunto de los Pueblos del mundo.


La deuda pública de los EE.UU., que sobrepasa el 100% de su PIB, con un monto a día de hoy cercano a los 16 billones de dólares, el doble del conjunto de la deuda pública de toda Europa, ha alcanzando lo que se considera un nivel de no retorno. Es decir imposible de solucionar por vías económicas.

 


Si a ella sumamos la del Reino Unido, por encima del billón de libras esterlinas, nos encontramos con una situación que, desde su perspectiva, sólo tiene una vía de abordaje, la militarización y la guerra.


Este es uno de los más graves problemas con los que se enfrenta la humanidad en estos momentos.


Es de vital importancia informarse, analizar, reflexionar sobre lo que esta pasando de forma autónoma y rigurosa. Los grandes medios de comunicación occidentales, como norma, actúan de brigada de choque mediática de ese imperialismo criminal que es el anglo-americano, por ello lo que “cuentan” no es de fiar, es versión de parte.

 

Solo con un diagnóstico adecuado de la situación podemos intervenir eficazmente en su solución desde una perspectiva favorable a los intereses del Pueblo Trabajador.

 

Luis Ocampo, Comuner@s del Siglo XXI

 

 

Comparte este artículo: