El Consejo Comarcal del Bierzo se suma a la huelga por la minería y coloca una pancarta de apoyo al carbón

Comparte este artículo:
El Bierzo cada vez está más concienciado de que tiene que estar unido en defensa de la minería. La negativa del ministro de Industria, José Manuel Soria, a recibir a los representantes de los trabajadores y su no tajante a evitar el recorte ha aumentado la indignación en las cuencas y la práctica totalidad de los ayuntamientos de la comarca, por no decir todos, se sumarán a la huelga general del próximo lunes día 18. La última entidad en hacer pública esta decisión ha sido el Consejo Comarcal del Bierzo. “La sede la institución berciana permanecerá cerrada con motivo de la huelga general convocada por los sindicatos UGT y CC.OO. en las cuencas mineras en apoyo al sector del carbón. Así lo han acordado este miércoles el presidente, Alfonso Arias, y el responsable del comité de empresa, José Andrés Rodríguez”, explicaron desde la entidad en una nota de prensa.
La participación del Consejo en la huelga es sólo una de las actuaciones inciadas para defender la minería. Y es que la institución también ha colocado en la fachada de su sede una pancarta reivindicativa con el lema “El Consejo Comarcal del Bierzo en defensa de nuestro carbón”, un lema casi idéntico al de la pancarta que también cuelga ya del balcón de la casa consistorial de Bembibre. Ha sido su alcalde y a la vez vicepresidente de la Asociación Regional de Municipios Mineros, Jose Manuel Otero, el encargado de hacerlo, acompañada de facultativos de minas, vigilantes y mineros jubilados y prejubilados. Es la segunda vez en menos de dos años que Bembibre saca esta pancarta a la calle. Ya lo hiciera en septiembre del 2010 y como entonces el conflicto se solucionó, la han tomado como un amuleto y vuelve a coronar el balcón principal del Ayuntamiento. “Queremos que el mensaje de esta pancarta llegue a Madrid y que el Gobierno cambie el chip y se dé cuenta de la necesidad que tiene de oír a los mineros, de que ésto necesita un futuro”, expresó Otero, recordando que “todavía hay tiempo” de cambiar las cosas y confiando en que finalmente alguien se dé cuenta del error que se está cometiendo. “No pedimos más que se cumpla el Plan del Carbón que se firmó hasta el 2018”, apuntó.
Y sin salir de Bembibre, el actual teniente de alcalde y concejal de Hacienda, Roberto Enríque Fernández, ha asegurado que da de plazo hasta el 1 de julio para que el carbón tenga una solución, sino presentará su dimisión y abandonará el PP decepcionado. “Lo único que me queda es presentar la dimisión. Tengo un compromiso personal adquirido con la ciudadanía de Bembibre en defensa de la minería y me sentiría totalmente decepcionado con el partido al que represento si traiciona a nuestro electorado, a quien prometió un encendida defensa del carbón”, explicó.
Son estas sólo una ínfima parte de las muestras de apoyo que se están produciendo en el Bierzo. Colegios, institutos, asociaciones, hosteleros… todo el mundo esta involucrado en la causa y nadie quiere olvidar que en el pozo de Santa Cruz del Sil permanecen encerrados desde hace ya 24 días siete mineros que no saldrán del agujero hasta que no se les de una solución. De hecho, mañana tres marchas saldrán de Villablino, Fabero y Toreno para llegar a la bocamina. Toda la cuenca minera Fabero-Sil caminará en señal de apoyo y reivindicación.
“No somos ladrones ni delincuentes”
Y bajo la mina, a 3.000 metros de la luz, los días pesan ya sobre las espaldas y la decepción con el Gobierno cada vez es mayor. Están cansado de que no se les escuche y reciben como un jarro de agua fría las noticias que llegan del exterior con el trato que están recibiendo en Madrid los representantes sindicales o el que reciben sus compañeros en las carreteras de parte de los antidisturbios. “No somos ni ladrones, ni delincuentes, ni etarras”, aseguró uno de los mineros de retén en la superficie. El lunes, desde el pozo salió una carta con destino a la sede del PSOE en Ferraz. El destinatario no era otra que Alfredo Pérez Rubalcaba. A él le piden intermediación y ayuda, que haga presión, pero todavía no han recibido respuesta. “La hemos escrito de nuestro puño y letra”, aseguró José Antonio Pérez Molina, uno de los siete encerrados. Él mismo lamentó que sea eso lo único que pueden hacer. Eso y aguantar dentro de la mina, aunque se sienten olvidados. “Cada vez es más jodido estar aquí dentro”, reconoció otro compañero, José Pérez Castillo. No les queda más que tratar de llamar la atención del Rey. Al resto ya le han remitido cartas y escritos que están siendo ignoradas. “Este hombre pasa de nosotros”, aseguraron en referencia al ministro de Industria.
De momento, los cortes de carretera se han detenido y los huelguistas se están centrando en otro tipo de actuaciones.
Publicado en el Norte de Castilla:

Comparte este artículo: