El Supremo rechaza investigar a Dívar

Comparte este artículo:

El Pleno del Tribunal Supremo estudiaba hoy si admitía o no a trámite la querella presentada contra el presidente de la institución, Carlos Dívar, en la que se le acusa de un delito de estafa por los 20 viajes que realizó a Marbella (Málaga) por valor de casi 13.000 euros y que cargaron a las cuentas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

El Pleno se inició a las 11.00 horas y en él han participado 15 magistrados. El Supremo ha decidido dejar fuera de esta reunión al magistrado Francisco Monterde, ya que de admitirse a trámite la querella, hubiera sido nombrado instructor de la causa para que no se vea contaminado. Mientras tanto el propio Dívar ha convocado a iniciativa propia un Pleno extraordinario del CGPJ para este jueves para analizar la situación en la que se encuentra el Consejo.

Fue la Sala de Admisión del Supremo la que decidió el lunes dejar el caso en manos del Pleno. La querella, presentada por la Asociación Preeminencia del Derecho, atribuye a Dívar delitos de estafa, apropiación indebida y malversación de caudales públicos, unas figuras penales que conllevan penas de prisión e inhabilitación.

Preeminencia del Derecho decidió este martes ampliar la querella que tiene presentada contra el presidente del Tribunal Supremo por otros 12 viajes que el máximo representante del Poder Judicial habría cargado a las cuentas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). De esta forma, además de los 20 viajes que Dívar realizó a Marbella (Málaga) por valor de casi 13.000 euros, los querellantes le acusan de haber cargado otros 15.185 euros a las cuentas del CGPJ por desplazamientos a destinos como Bilbao, Santiago de Compostela, Barcelona o Palma de Mallorca, realizados en fines de semana entre el octubre de 2008 y julio de 2011.

La Fiscalía del Estado
La Fiscalía pidió la semana pasada al Supremo que rechazase la querella. En el escrito presentado el pasado viernes en el Alto Tribunal, firmado por el teniente fiscal del Supremo Juan José Martín Casallo, aseguraba que Dívar “fue acomodándose, caso por caso, viaje por viaje, a las exigencias derivadas de las funciones que le correspondía desempeñar”.

El Ministerio Público afirmaba en su escrito que los hechos atribuidos a Dívar en la querella “no son constitutivos de delito alguno”. El fiscal admitía sin embargo que las actividades de Dívar, como presidente del Supremo y del CGPJ, “presentan unos límites imprecisos, más borrosos, en los que a veces resulta muy difícil de separar o de delimitar la actividad pública de la privada”.

Martín Casallo se remitió además a los argumentos que ya utilizó para archivar el pasado 21 de mayo las actuaciones abiertas contra el presidente del Alto Tribunal en el seno de la Fiscalía a raíz de la denuncia presentada por el vocal del CGPJ José Manuel Gómez Benítez. El informe de la Fiscalía, como en aquella ocasión, destacó que la normativa del CGPJ que regula los viajes de sus miembros, que data de 1996, permite justificar los gastos de los viajes de los vocales sin necesidad de hacer constar el motivo del desplazamiento.

Comparecencia en el Congreso
Por otra parte el órgano de gobierno de la Cámara Baja aceptó ayer por unanimidad que Dívar comparezca en el Congreso para explicar la parte de la memoria referida al presidente. La petición ha venido por parte de los miembros de la Izquierda Plural que han solicitado esta vez la comparecencia del presidente del CGPJ para que explique la memoria anual de 2011 del Consejo, una petición a la que el órgano de gobierno de la Cámara no puede negarse. Ahora es la Comisión de Justicia del Congreso que preside Alfredo Prada la que tiene que ratificar o no la comparecencia y, en su caso, ponerle fecha.

El comisario de Competencia y vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, ha apoyado hoy que el Parlamento pueda investigar los gastos Carlos Dívar. “Si el Parlamento quiere conocer, el Parlamento debe conocer”, ha aseverado Almunia en una entrevista radiofónica.

Comparte este artículo: