¿ Salir del agujero cavando hacia abajo?

Comparte este artículo:

Los portavoces del Gobierno, incluyendo su presidente Mariano Rajoy, nos pretenden convencer de que los 100.000 millones de euros habilitados por la Eurozona para inyectar a la banca privada española son un auténtico ”chollo”, vamos que realmente nos ha tocado el “Euromillón”.

Afirman que esto nada tiene que ver con un “rescate”, que simplemente es una linea de crédito a intereses muy favorables. Que no va afectar al déficit presupuestario ni a la deuda pública, porque esos 100.000 millones van dirigidos a la banca privada y no al Estado.

 

 

 

También pretenden convencernos de que se conceden sin ningún tipo de condicionantes porque, Mariano Rajoy, nada menos, ha estado presionando a Europa con tal finalidad.

 

Una vez más, podemos comprobar que los gobernantes españoles mienten más que hablan, cosa que por otra parte es ya tradicional en esa casta, aunque en este caso están alcanzando niveles que por su intensidad y a pesar de la inestimable colaboración de los medios de comunicación españoles, no tardará mucho en venirse abajo.

 

Vayamos desmontando algunas de sus mentiras.

 

En primer lugar hay que decir que a lo que estamos asistiendo es a un “rescate en toda regla”, además seguramente no será el último. Es verdad que lo que se ha venido llamando “rescates” no son sino atracos a los países afectados en dos direcciones: A las condiciones de vida y a la capacidad de decidir, soberanía, de las sociedades que son “rescatadas”.

 

Ello, tal como podemos comprobar en los casos de Grecia, Irlanda, Portugal o el propio Estado Español, se lleva adelante mediante la liquidación de una gran parte de los servicios públicos y sociales para dar entrada a los “prestadores privados” de esos servicios: pensiones, sanidad, educación… para así reactivar el negocio capitalista, por supuesto a costa del sufrimiento de la mayoría de la población. La soberanía de los Estados “rescatados” queda absolutamente fracturada y éstos se van convirtiendo en meras estructuras administrativas de gestión de los mandatos de Berlin y Bruselas. Eso sí, como ocurre con todos los Estados Neocoloniales, conservando y reforzando toda su capacidad represiva que les permita frenar los movimientos populares a favor de un cambio de sistema. Cosa que finalmente se tornará imposible porque la articulación política y social de la lucha popular tiene la suficiente potencialidad para avanzar cuantitativa y cualitativamente hasta conseguir ese cambio de Sistema.

 

Los 100.000 millones que presta la Eurozona a la banca española van a suponer por supuesto un aumento, nada menos que de 10 puntos, en la deuda publica del Estado Español. Al margen de contabilidades creativas, porque ese dinero no se negocia directamente entre Bruselas y la banca privada, no , ese dinero se canaliza a través del FROB (Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria) organismo de carácter público y además con la plena garantía del Estado Español. Es decir es el Estado Español el que asume la carga de la deuda, de su consiguiente amortización, así como del pago de sus intereses.

 

Nos dirán que el Estado a su vez se lo va a cobrar a la banca privada, ¿pero alguien a estas alturas se va a creer ese cuento de la lechera?.

 

Dicen también que no va haber contrapartidas por el rescate, ¿pero que pasa entonces con las exigencias que hicieron justo la semana pasada? Que se concretaban en: subida del IVA, nueva reforma de las pensiones, mayor ajuste del gasto público, profundización de la reforma laboral y de lo servicios públicos, es decir intensificación de su desmantelamiento y privatización.

 

El próximo domingo se celebrarán elecciones en Grecia, a pesar de los brutales chantajes a los que esta sometido ese Pueblo las encuestas dan un aumento muy significativo del apoyo electoral hacia las fuerzas que se oponen a los “planes de rescate”. Algunos sondeos incluso apuntan a una victoria de la plataforma de izquierdas Syriza, ello supondría un vuelco radical en la situación política.

 

Los promotores de la Europa del capital y de los mercados, hegemonizada por el nuevo imperialismo alemán, están seriamente preocupados por esa expectativa, porque abriría las puertas a que en la practica se demuestre que hay “alternativas” perfectamente viables a la política económica ultraliberal y antipopular que los llamados “mercados” nos imponen con la complicidad de los respectivos estados. Es eso ya se demostró en Argentina hace unos años y se volverá a demostrar en Europa.

 

En el caso del Estado Español progresar en ese camino pasa por cuatro ejes claves: República, Soberanía, Servicios y Banca Publica y Comunidad.

 

Para finalizar esta reflexión decir que para más INRI todas las medidas que el gobierno esta tomando, tal como ocurrió con el anterior, no sólo no servirán para salir de la crisis sino que harán que esta se profundice, aumentando el sufrimiento de la mayoría de la sociedad.

 

Lo que se nos impone desde Europa no es federalismo ni solidaridad, es simplemente neocolonialismo.

 

Luis Ocampo.

Castilla a 10 de junio de 2012

 

 

Comparte este artículo: