Tres marchas hacia Santa Cruz

Comparte este artículo:

Tres semanas de encierro. Y tres caminatas hasta el pozo para no olvidarlo. Los vecinos de Toreno, de Matarrosa y de Villablino tienen previsto caminar el próximo miércoles hasta la boca de la mina donde siete mineros de Uminsa cumplieron ayer 21 días bajo la montaña en señal de apoyo a la protesta. Las tres marchas confluirán, en una hora todavía por decidir, en la explotación que se ha convertido en uno de los epicentros de la movilización contra los recortes que sentencian al sector para, como ya sucedió la pasada semana con los escolares de Matarrosa, demostrar que las cuencas están con sus mineros.

A la espera de que se produzcan nuevas movilizaciones, los siete mineros que permanecen en Santa Cruz tras la salida de Eduardo González, con principio de neumonía, vivieron ayer una jornada distendida. Los siete sorprendieron al mujer de uno de ellos, Blanca Fernández, esposa de Alfredo González, y le cantaron el cumpleaños feliz por teléfono. Alfredo, además, le hizo llegar una carta con recortes de periódico humorísticos que reveló que a pesar de la luz artificial y la humedad, y el abandonó de Eduardo González, los siete mineros que siguen encerrados conservan la moral.

Los siete recibieron pasteles en su rancho del día, mientras que a Blanca, que ayer cumplía 41 años, sus amigas la sorprendían en la boca de la mina con una tarta de nata y crema pastelera. Dulces aparte, la salud de los siete encerrados no se está resintiendo demasiado, según contó el delegado de Seguridad de la explotación José Luis Núñez. A Núñez le ha sorprendido que haya sido Eduardo González el que haya tenido que abandonar. «Si tenía que salir uno, parecía que sería Víctor (Almeida) que hace dos meses le reconocieron el grado de silicosis», aseguró. Pero Víctor aguanta.

Letrero de Bembibre

Por otra parte, el Ayuntamiento de Bembibre completó ayer el marcador de apoyo a la minería que días atrás había colocado en lo alto del depósito de agua, en La Corona. A veinte metros de altura, las palabras «Mina Sí» está acompañadas desde ayer con el número que cuenta los días cumplidos al completo. Por eso, el de ayer era el número 20, aunque el domingo sea el número 21 y hoy lunes inicien en número 22. El letrero ha sido elaborado por los jubilados de la Fundación Cultura Minera, con piezas de chapa de dos metros por un metro. Los mismos jubilados, subirán cada día hasta La Corona para actualizar el número mientras los siete encerrados se mantengan en el interior del pozo de Santa Cruz.

 

Comparte este artículo: