La amoralidad absoluta del Bloque Dominante Español y su Estado.

Comparte este artículo:

El pasado sábado dos de junio se celebró en Valladolid por segunda vez, la primera fue en 1984, (Publicado en el País el 27 de mayo de 1984 ), el Día de las Fuerzas Armadas con un teórico, e imposible de creer, presupuesto de doscientos mil euros.

Con doscientos mil euros, según los organizadores, desplazaron a la Familia Real en pleno, a varios cientos de miembros de las fuerzas de seguridad del Estado, a diversas unidades de los tres ejércitos incluyendo, aviones, carros de combate… A ello hay que añadir los gastos derivados de los festejos asociados, como el almuerzo servido en el llamado “Palacio Real”, antes sede de la Capitanía General de la VII Región Militar.

 

 

La A.U.G.C. emitió un duro comunicado criticando los gastos en esta celebración en momentos de crisis como los que estamos viviendo, que por cierto no fue recogido por ningún medio de Valladolid, ni por ninguno de los importantes del Estado, incluyendo “El País” o la “SER”.

 

Muy por el contrario todos los medios de comunicación de forma trasversal, mano a mano con las autoridades civiles, militares y eclesiásticas expresaron su servidumbre hacia Juan Carlos y su heredero, a pesar de estar ya, sin disimulos, salpicado de mierda hasta los ojos. Juan Carlos, es un fascista y un golfo, esto ya lo conocíamos de sobra, también había indicios de que era un corrupto, pero actualmente esos indicios se han convertido en evidencias como puños.

 

A estas alturas esta muy claro que el Poder esta en manos de una pandilla de facinerosos empezando por el Jefe del Estado, siguiendo por el Presidente del Tribunal Supremo y siguiendo, por sólo citar algunos ejemplos, por los jefes de los principales partidos políticos del Régimen.

 

Todos aquellos que rinden pleitesía y brindan apoyo a esa pandilla de criminales no se pueden caracterizar mas que como un conjunto de amorales.

 

Tal como había ocurrido en 1984, la ciudadanía de Valladolid no dejo pasar la oportunidad de dar una repuesta en la calle bajo el lema de “Ni privilegios Reales Ni Gastos Militares: ¡SERVICIOS PÚBLICOS Y SOCIALES!”

 

Hoy podríamos repetir en el Estado Español aquello que decía Sócrates de la Grecia de su época: “todo esta podrido menos el corazón de los pobres

 

 

Añadimos a continuación el manifiesto leído en la manifestación y así como lo publicado en prensa sobre esta.

 

Manifiesto :

1984, el Gobierno presidido por Felipe González decide celebrar el Día de las Fuerzas Armadas en Valladolid, el acto principal consiste en una parada militar, con tanques incluidos, que discurrirá por el Paseo de Zorrilla, para ello hay que suprimir los bulevares existentes, en aquel entonces, en esa avenida.


El alcalde de la época, Tomás Bolaños, no dudó en dar la orden de levantar los árboles de las calles afectadas, para facilitar el paso de los vehículos militares..


Una buena parte de la sociedad vallisoletana, con el impulso del colectivo “Por la paz y el desarme” y del M.O.C., desarrolló una campaña de movilizaciones, entre ellas, sentadas diarias en la Plaza de San Pablo, en dónde estaba ubicada en aquel entonces la sede de la Capitanía General de la VII Región Militar (Palacio Real), así como sentadas y plantaciones de nuevos árboles en el Paseo de Zorrilla. Coincidiendo con el día del desfile militar se celebró una fiesta lúdico-reivindicativa en la Fuente del Sol que según algunos observadores contó con más asistencia que el propio desfile.


Según recogía el País del 27 de mayo de 1984, “más de 250 pacifistas han sido detenidos en esa ciudad castellana (Valladolid) por participar en sentadas silenciosas ante capitanía General”. También informaba el referido periódico de que “la Federación de asociaciones de vecinos de Valladolid ha declinado la invitación, enviada por la Casa Real, para participar en la recepción oficial”.

 


2012, el actual Gobierno decide celebrar de nuevo el Día de las Fuerzas Armadas en Valladolid.

En 1984 la situación no era buena, también atravesábamos por una situación de crisis profunda y la credibilidad de las instituciones era ya más que dudosa. Felipe González había cambiado de la noche a la mañana su posición ante la OTAN, de rechazar la presencia del Estado Español en esa alianza político-militar-guerrerista, pasó a apoyarla con pleno entusiasmo. La actitud de Juan Carlos ante el pronunciamiento militar del 23 de febrero de 1981 era más que dudosa… Había por tanto razones sobradas para rechazar aquellos fastos militaristas y de alto coste económico. Lo que estamos viviendo en 2012 justifica mucho más la actitud de rechazo a que dinero del erario público se utilice en la organización de paradas militares.

Con cerca de seis millones de parad@s. En pleno proceso de desmantelamiento de la sanidad y la educación pública. Con recortes severísimos en los servicios sociales, pensiones, dependencia… Que se justifican en que no hay dinero, cuando comprobamos que al mismo tiempo que se recortan en 10.000 millones la educación y la sanidad pública, se transfieren decenas y decenas de miles de millones de euros al sector financiero privado, que sólo en el caso de Bankia alcanzarán los 23.000 millones de euros, y se elevan desde 2009 a un total de más de 133.000 millones para el conjunto de la Banca Privada.

Por dar algún dato comparativo, el gasto previsto por los Presupuestos Generales para el desempleo (casi seis millones de parados) es de 28.805 millones de euros y el del conjunto de gastos del personal del Estado de 33.151 millones de euros. El programa de becas y ayudas a estudiantes para este curso es de 1.263 millones de euros.

Esta crisis económica se está convirtiendo en crisis de derechos humanos y sociales.

Amnistía Internacional en su informe anual denuncia la compra de armas por el Estado Español, el uso abusivo de la fuerza por parte de las Fuerzas de Seguridad contra los movimientos Sociales.
Todo ello va unido a una reforma laboral que prácticamente ha liquidado los derechos de trabajadoras y trabajadores, a una involución autoritaria del Estado y una ofensiva represiva de éste contra los movimientos sociales, a un escenario de corrupción generalizada, especialmente entre los altos estamentos: Familia Real (caso Urdangarín), presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, dirigentes de los principales partidos del Régimen, expresidente de la patronal, y como no, los responsables de las instituciones financieras.

Valladolid no es la ciudad reaccionaria y militarista que están empeñados en configurar desde el poder. Pucela es una ciudad que ha demostrado, cuando le han dejado, y aún cuando nó, que su mayoría social se identifica con valores de progreso, de participación, de solidaridad y de auténtica democracia, en la que ningún responsable institucional pueda serlo por una cuestión genética.

Hoy sábado día dos de junio, tenemos ocasión de expresar la realidad mayoritaria de ese Valladolid antimilitarista, en contra de los recortes sociales y en contra de la monarquía, aunque lo quieran ocultar.

Ni el actual Alcalde, ni el actual Jefe de Estado, ni el actual presidente del Tribunal Supremo, ni sus amigos los banqueros, nos representan.
El sábado dos de junio, nos vamos a representar a nosotras y nosotros mismos.

 

Publicado en la Haine: [Fotos] Manifestación en Valladolid contra el día de las fuerzas armadas

 

Aparecido en prensa:

 

 

Comparte este artículo: