Grecia, Francia… Estado Español

Comparte este artículo:

 

Las elecciones legislativas en Grecia y las presidenciales en Francia han reflejado, lo que parecía obvio, que la mayoría social no está de acuerdo con las políticas económicas de recortes sociales, privatizaciones de servicios públicos y pérdida de soberanía.

 

 

En el caso de las elecciones presidenciales francesas, las características del proceso lo facilitan, la victoria ha sido para una alternativa que se sitúa dentro del Sistema, aunque con la pretensión, al menos formal, de hacer otra política. El margen de maniobra realmente es escaso, pero tendrán que utilizarlo con la puesta en marcha de medidas que creen unas ciertas expectativas o, por el contrario, el desgaste del conjunto del Sistema se acelerará, cuestión que, por otra parte, parece inevitable a medio plazo.

 

 

 

En el caso de Grecia, el desgaste del actual Régimen político, ha alcanzado niveles preocupantes para el poder financiero actual.

La coalición PASOC- Nueva Democracia, ha pasado de un 78% de los votos en 2009 al 32% en las elecciones del pasado domingo.

 

 

El PASOC ha perdido la hegemonía electoral de la izquierda, con un 13,19% de los votos, que ha pasado a la coalición SYRIZA con un 16,76%, de los votos coalición contraria a los programas de la Unión Europea y del FMI para Grecia. Por su parte, los comunistas griegos del K.K.E. han obtenido un buen resultado con un 8,47% de los votos emitidos.

Si sumamos los porcentajes de votos que han conseguido las formaciones de izquierdas que rechazan “los planes de rescate” que han obtenido a su vez representación parlamentaria, obtenemos un 31,23%, porcentaje similar al obtenido por la coalición que apoya al gobierno actual 32,07% (PASOC y Nueva Democracia).

 

 

La coalición SYRIZA ha llamado a constituir un gobierno de izquierdas, al que estaría invitado el PASOC. Desde el punto de vista de la aritmética parlamentaria y de la lógica política formal, esa propuesta cuenta con el apoyo suficiente, 44,42% de los votos emitidos y alrededor de 140 diputados, pero la linea divisora de los que apoyan “los planes de rescate” de la banca europea e internacional y los que los rechazan, marcan la línea de confrontación esencial hoy en Grecia; y el PASOC está entre los que los apoyan.

 

 

En las próximas semanas veremos cómo se agudiza el conflicto entre la dinámica social de lucha, construida desde la calle, desde el Pueblo, y la dinámica de imposiciones de la UE y el FMI en colaboración con sus aliados en Grecia, que pretenderán imponer un gobierno que siga defendiendo los intereses del capital especulativo a costa del cada vez mayor sufrimiento de las clases populares. De esta manera asistiremos a un nueva fase de la intensificación de la lucha de clases en ese país de heroica historia de lucha antifascista y antiimperialista que es Grecia.

 

 

 

En el Estado Español en los próximos meses también asistiremos, muy probablemente, a procesos electorales en la Comunidad Autónoma Vasca y en Galicia.

 

 

En ambos casos existen fuerzas alternativas a las del Sistema que defienden salidas políticas a la crisis actual, muy distintas a las que viene imponiendo el PP, en su versión mas dura, pero que ya fueron iniciadas con contundencia por el Gobierno de Zapatero-PSOE.

 

 

El Estado ha intentado, sigue haciéndolo, debilitar a esas “fuerzas alternativas”.En el caso de Galicia, todas las maniobras urdidas alrededor de la ultima Asamblea Nacional del BNG tenían esa principal finalidad. En el caso de Euskal Herria, la no legalización de la Izquierda abertzale y la continuación en las medidas represivas, intentan dificultar el trabajo ideológico – político de ésta dentro del Polo Soberanista de Izquierdas así como hacia el conjunto de la sociedad vasca.

 

 

 

Estamos convencid@s de que las fuerzas soberanístas y de izquierdas, tanto en el caso de las elecciones al Parlamento Vasco, en el que diferentes encuestas las sitúan como opción más votada, como en el caso de Galicia, las clases populares darán un importante apoyo a l@s que vienen luchando en la calle y exigiendo en las instituciones, otra política-económica y otra política-política, al servicio del Pueblo Trabajador y no al servicio del capital especulativo.

 

 

El pacto de IU con el PSOE en Andalucía, admitiendo los recortes por “imperativo legal”, es un camino que no parece tener mucho recorrido.

 

 

Una cosa es facilitar la llegada del PP al Gobierno, que parece contrario a cualquier planteamiento de izquierdas y otra cosa muy distinta es hacer un pacto de Gobierno basado en la misma práctica de recortes impuesto a nivel del Estado, aunque se pretenda edulcorar, cuestión ésta que tampoco parece que pueda corresponder a una política de izquierdas.

 

 

IU tendrá que optar por construir una alternativa al actual modelo económico y político en colaboración con la Izquierda de los Pueblos y los movimientos sociales alternativos o seguir de la mano del PSOE de Rubalcaba, cuestión ésta que ya hemos podido comprobar lo que da de sí.

 

 

Esa es la auténtica encrucijada aquí y ahora.

 


 

Luis Ocampo, Comuner@s.

 

Castilla a 7 de mayo de 2012.

 

Comparte este artículo: