Adiós a la aventura de la banca cínica

Comparte este artículo:

Mucho ladrillo y mas cuando se unió a este extraño holding, llamado Banca Cívica, cajasol. Pese a la salida a bolsa de la entidad su futuro era lúgubre y oscuro. No lloréis por ella, ella no hubiese llorado por vosotros…

Con la compra de Banca Cívica por parte de Caixabank es muy probable que en unos años veamos como Caja de Burgos desaparece y Banca cívica termine siendo un lejano espejismo fruto de algunas mentes perturbadas. Mentes que hace unos años de codeaban con el crédito, la especulación, las hipotecas y las estafas a sus vecinos, mentes que militaban en partidos o sindicatos y pese a no tener ni idea de lo que estaban haciendo ellos seguían jugando este lucrativo juego que se parece sospechosamente a una estafa piramidal. Ahora los responsables de ese juego andan escurriendo el bulto, fusionándose y volviendo a marear la perdiz, como antes pero de otra forma. Son expertos en eso.

No nos engañemos, Banca Cívica estaba en las quinielas para la intervención, esta compra no es más que otra maniobra política para tapar un agujero, un fallo en un sistema perfecto. Banca Cívica tenia que devolver al FROB unos 900 millones, casi los mismos que ha pagado CaixaBank por su compra. Pero además con esta operación van a empezar a sobrar muchas sucursales y puestos de trabajo en nuestra ciudad ¿Hay alguien más preocupado por el empleo que un político?, ¡Si, un banquero!. Si alguien se pensaba que el agujero lo iban a tapar los especuladores y los que tienen el dinero que se vallan olvidando, aquí los que tapan el agujero son los que pagan su hipoteca y viven sin defraudar al fisco, aka trabajadores/pringados.

Algunos ahora lloran la perdida de una entidad que ha contribuido a perpetuar un poder económico y a ofrecer una obra social destinada a dar crédito y apoyo a trileros y usureros, una obra social que prefería dejar locales vacíos a tenerlos llenos de vida. No tiene sentido que lloremos por la perdida de un poder económico gestionado por políticos, pero tampoco tiene sentido aplaudirla, ya que lo que viene puede ser mucho peor.

 

Publicado en Diario Vurgos:Adiós a la aventura de la banca cínica

Comparte este artículo: