León de la Riva solo se bajará el sueldo si una ley le obliga

Comparte este artículo:

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, ha asegurado esta mañana que solo se bajará su sueldo si una ley estatal así lo establece y calificó las recomendaciones de la Federación Regional de Municipios y Proovincias, que le obligarían a reducir sus emolumentos de 82.944 euros a 71.776, como un «auténtico despropósito».Sobre esta hipotética disminución, León de la Riva aseguró: «Tiraría de patrimonio. No estoy descalzo y no necesito de esto para comer». A esa cantidad, el alcalde suma otros 12.000 euros al año de los trienios por su condición de funcionario desde 1968. Para el alcalde la «feliz ocurrencia» de la FRMP beneficia, entre otros, a su presidente, el alcalde de Ávila, Miguel Ángel Nieto, que cobraría 6.000 euros más al año. El primer edil recordó que él ya dio ejemplo en 2010 al bajarse el 15% su sueldo, además de racalcar que él ganaría más ejerciendo como ginecólogo. A su juicio, no es lo mismo gestionar una ciudad de 100.000 habitantes que otra de 315.000 como Valladolid ni tampoco es igual mantener un ayuntamiento saneado que, por ejemplo, «no tienen que recurrir al plan de pago a los preveedores porque mantiene sus cuentas saneadas» cuando hay «otros» que van a pedir 150 millones de euros para saldar sus deudas. Insistió en que la propuesta de la FRMP supone subir en general el 10,37% los sueldos de alcaldes y presidentes de la Diputación, algo que no le parece adecuado en estos tiempos de crisis. De acuerdo con las cifras ofrecidas por León de la Riva, el importe total de los salarios de los alcaldes de la comunidad pasaría de rondar los 548.000 euros a superar los 607.000, lo que significaría un aumento del 10,83%, un porcentaje que se situaría en el 9,9% en el caso de los presidentes de diputaciones. Por tanto, el importe total del pago a todos estos cargos pasaría de alrededor de 1.070.000 euros a cerca de 1.181.000, un 10,37% más.
León de la Riva aboga por una fórmula «objetiva y transparente» para establecer las retribuciones de los alcaldes, entre la que ha incluido variables como «la población, la plantilla del Consistorio, el presupuesto y el saneamiento del municipio».

Comparte este artículo: