Unas 4.500 empleados públicos advierten contra el “camino equivocado” de “enterrar” derechos con 2.500 nuevos despidos

Comparte este artículo:

Unos 4.500 empleados públicos cántabros, según la organización –2.000 en las cifras de la Policía–, han advertido en Santander contra el “camino equivocado” de la política de “enterrar” derechos con otros 2.500 despidos en el sector público.

Es la primera vez que protestan de forma conjunta los doce sindicatos con representación en el Gobierno de Cantabria (ANPE, ATI, CC.OO., CSIF, SACS, SATSE, SIEP, STEC, TU, UGT, USAE y USO), a los que se ha sumado el sindicato policial SUP.

Todo en una protesta que ha discurrido entre la Plaza de Numancia, desde donde están partiendo las protestas que se organizan estos días en la capital cántabra, hasta la sede del Gobierno regional.

En un momento de la marcha, se han cruzado con los afectados por las preferentes –producto financiero de riesgo que ha inmovilizado ahorros de cántabros–, que protestaban ante la sede de La Caixa en Santander.

En la protesta ha participado, tras la pancarta de USO, el expresidente cántabro y secretario general del PRC Miguel Ángel Revilla, acompañado del vicesecretario y portavoz parlamentario Rafael de la Sierra y la diputada Matilde Ruiz. También estaba la diputada socialista Cristina Pereda.

Javier Báscones, coordinador del Área Pública de Comisiones Obreras, ha expuesto, en nombre de todos los convocantes, el temor de los empleados públicos a que los empleados de la función pública acaben siendo “paganos” de una crisis que “no han creado”, en su doble papel de ciudadanos y trabajadores de sectores afectados por recortes.

Además, en el Día de la Mujer Trabajadora, han llamado la atención sobre que el 60% de los empleados públicos cántabros son precisamente mujeres, en ocasiones con salarios peores, y en sectores como la educación o la sanidad.

Las pancartas exhibían lemas como “Lo público es de todos. No a los recortes del Gobierno de Cantabria” (en la pancarta principal), “Con estas reformas, despido como norma” o “Todos somos dependientes de los bancos”.

En el manifiesto, que ha leído la poeta cántabra Gloria Ruiz, se protesta contra el “pésimo” plan de recortes del Gobierno de Cantabria, “que pretende enterrar los derechos sin que nadie pida la palabra”, y reivindican su “servicio” a la sociedad cántabra, junto a los sacrificios de los últimos años (rebajas salariales, congelación de oferta pública de empleo…)

También advierten sobre los efectos de la reforma laboral sobre su sector, y el personal laboral fijo, a quienes se hace “recaer” la “mala gestión” del sistema de ingresos y gastos públicos.

La supresión del Impuesto de Sucesiones, las promesas electorales de bajada de impuestos, las medidas del plan de ajuste son muestras del “camino equivocado” ante la crisis, frente al cual abogan por “el camino del esfuerzo compartido”, fuera del “estado de excepción” que “imponen” los mercados financieros, el Banco Central Europeo y “la señora Merkel”.

Con esta movilización, los sindicatos reclaman al Ejecutivo regional que se retiren las medidas de recorte, que se haga una nueva política y que se negocie una Ley de Función Pública que permita un cambio organizativo y la modernización administrativa con un plan para la reducción de la temporalidad y a favor de la estabilidad en el empleo, esta última medida dentro del programa electoral ‘popular’.

 

Publicado en Europapress: Unas 4.500 empleados públicos advierten contra el “camino equivocado” de “enterrar” derechos con 2.500 nuevos despidos

Comparte este artículo: