Los tribunales decidirán sobre la ordenanza que prohíbe mendigar [Valladolid]

Comparte este artículo:

Habrá batalla legal. Los treinta colectivos contrarios a las modificaciones introducidas en la ordenanza antivandalismo, que desde ayer prohíbe ejercer la mendicidad con multas de hasta 1.500 euros o andar desnudo o semidesnudo por la ciudad, anunciaron su intención de recurrir la norma ante los tribunales. Con los únicos votos a favor del PP, el equipo de gobierno sacó adelante la polémica norma en el pleno. «Lo inmoral es permitir que un joven con una discapacidad muy importante y sin camiseta pida dinero tirado en la Academia de Caballería», recalcaba el alcalde tras el la sesión.
Un amplio despliegue policial, con agentes municipales en el interior y tres furgonetas de los antidisturbios en la plaza de la Rinconada, veló por el normal desarrollo de un pleno que se prolongó durante cerca de cinco horas. La convocatoria de la plataforma para que los vecinos asistieran a la sesión llevó al Ayuntamiento a reforzar la seguridad por si se producían incidentes en la Casa Consistorial.
Críticas al despliegue policial
El dispositivo provocó las críticas de la oposición. «Recibimos a los ciudadanos de uñas», lamentó Óscar Puente. «La presencia de la Policía solo amedrenta a los delincuentes», le contestaba el primer edil. Fue Jesús Gigosos, miembro del Ateneo Republicano, el encargado de mostrar la postura conjunta contra la ordenanza, que calificó como «un nuevo intento de control social», que «criminaliza la pobreza», «atenta contra los derechos» de los vallisoletanos y supone «un atropello a las libertades ciudadanas». Así pues, las treinta entidades, incluida Izquierda Unida, volverán a pedir el amparo de los jueces como ya lo hicieran en 2006. En las gradas había detractores de la ordenanza, pero también hubo aplausos de apoyo tras la votación. En ningún momento se registraron altercados.
Tanto el PSOE como Izquierda Unida arremetieron contra esta norma. Óscar Puente espetó al alcalde que Valladolid «no necesita ningún héroe», porque que para castigar la mendicidad con niños ya existe el Código Penal y aseguró que el nuevo texto da idea «de lo pegado que esta el equipo de gobierno a la realidad de Valladolid donde las hordas nudistas y las invasiones de campistas» son habituales, ironizó. Por su parte, Manuel Saravia, de Izquierda Unida, lamentó que la única intención del PP sacar de las calles a los pobres, una idea que ya impulsaron el exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón y Ana Botella.
Desde el equipo de gobierno, el concejal de Seguridad, Manuel Sánchez, defendió las nuevas prescripciones y acotó que se han introducido matices para que la ordenanza no atente contra los derechos fundamentales. El edil reprochó a la oposición que apoye la mendicidad. «Es más digno ir a un albergue, que dormir en unos cartones o en el cajero de un banco», subrayó Sánchez. «Todos tenemos muy buen corazón , pero ¿quién se lleva a un mendigo a casa?», se preguntó.
Además, el concejal encargado del área aseguró que muchas de las personas que ejercen la mendicidad en la calle «acosan» a los vecinos más mayores.
Sánchez alertó también del peligro que supone para los conductores y para las propias personas que piden limosna hacerlo en las rotondas de las carreteras de la ciudad entre los coches. El miembro del equipo de gobierno remató su intervención recordando que Valladolid fue pionera en regular estas conductas, pero en el caso de la mendicidad o el nudismo hay muchas otras ciudades, varias del PSOE, que lo prohiben desde hace tiempo. Los jueces decidirán.

 

Comparte este artículo: