Madrid quiere ser Las Vegas

Comparte este artículo:

Madrid aspira con denuedo a convertirse en la sucursal europea de Las Vegas. Es todavía un proyecto incipiente, pero las probabilidades de que se vuelva una realidad aumentan en la medida que los gobiernos regional y central, ambos del conservador Partido Popular (PP), están cada día más convencidos de las supuestas bondades del megaproyecto, para lo que incluso tendrán que crear una especie de protectorado en el que las leyes para el común de la gente no se aplicarán, incluidas las fiscales. Se podrá fumar, beber en la calle y hasta llevar transporte público al lugar donde abundarán los casinos, las maquinas luminosas y las ruletas.

Es un proyecto polémico, pero que en época de crisis se presenta como el principal argumento para combatir el drama del desempleo y la falta de oportunidades para los más jóvenes y los no tan jóvenes. Según la propia empresa que impulsa el proyecto, Las Vegas Sands, del magnate Sheldon Adelson, el ya conocido como Eurovegas, podría atraer hasta once millones de turistas al año, lo que supondría unos ingresos sólo por este rubro de unos 15 mil 500 millones de euros. Además de los cerca de 200 mil empleos.

Los candidatos más firmes a llevarse este megaproyecto son Madrid, Barcelona y una localidad de Hungría cercada a la capital, Budapest, pero todavía no hay nada definitivo. En Madrid están convencidos de que el proyecto será suyo, pero hay numerosas organizaciones que ya están levantando la voz contra un plan que, según ellos, dañará el medio ambiente, fomentará la ludopatía, el lavado de dinero negro y la prostitución.

Publicado en La Jornada: Madrid quiere ser Las Vegas

 

Comparte este artículo: