Concentración en Salamanca contra las agresiones fascistas

Comparte este artículo:

Ayer, sobre las 20h de la tarde, unos 70 jóvenes y vecinos de Barrio Vidal se concentraron en protesta por las agresiones fascistas de las últimas semanas en todo el estado.

La concentración comenzó en la plaza del barrio Vidal, donde se desplegaron dos pancartas con el lema “Golpe a golpe contra el fascismo” y “Desde Salamanca a Toledo, solidaridad antifa”. Se oyeron cánticos como “Ninguna agresión sin respuesta” o “Nosotros combatimos, ellos apuñalan”.

Más tarde, la concentración se dirigió hacia la antigua sede de Democracia Nacional, partido político fascista sin ningún peso político y cero actividad, pero que actualmente es utilizado como lugar de reunión por los ex miembros de este partido y responsables de muchas de las agresiones a jóvenes e inmigrantes en la ciudad, la última hace dos semanas. Algunos de ellos, se encontraban en el local en el momento de la concentración y llamaron a la policía que se trasladó hacia el local. La policía lejos de intentar conocer los verdaderos hechos que movían la concentración, entró en el local y habló con los agresores como si fueran amigos; después, se dirigieron hacia los concentrados. No se produjo ningún incidente.

Los jóvenes y vecinos del barrio quisieron remarcar que las protestas contra ese local y esos individuos no cesarán, ya que su actividad y sus actitudes se limitan a agresiones basadas claramente en el odio, la intolerancia y el racismo. Para terminar, se leyó el siguiente comunicado:

“Otra vez más nos concentramos hoy aquí, enfrente del local de estos conocidos neonazis salmantinos, para mostrar nuestro más enérgico y consciente rechazo a las agresiones fascistas que que se están dando en estas últimas semanas, tanto en nuestra ciudad como en otras partes del Estado.

Aquí, en Salamanca, varios jóvenes han sido agredidos en los últimos días por integrantes del grupo de ultraderecha “Jóvenes inconformistas” y por neonazis vinculados al grupo ultra “Brigadas Charras”. Sin ir más lejos, David Herranz, uno de los cabecillas del colectivo de extremaderecha mencionado antes y ex-delegado provincial de la sección joven del partido ultraderechista, racista y xenófobo Democracia Nacional, agredió brutalmente y sin mediar palabra alguna a un menor de 17 años hace dos fines de semana. Como resultado de dicha agresión el joven tuvo que ser atendido por los servicios médicos de Salamanca.

Esta agresión, lejos de ser aislada, fue seguida por otra ocurrida el sábado 11 en el barrio de El Rollo, cuando un joven de 19 años y en compañía de su hermano, fue agredido por dos encapuchados con un arma blanca. Los agresores, todavía sin identificar, le produjeron graves cortes en uno de sus brazos, por lo que también tuvo que ser atendido por los servicios de urgencia hospitalarios.

Este tipo de agresiones se están convirtiendo en una constante en nuestras calles, hasta el punto de que prácticamente todas las semanas, de un tiempo para acá, se están produciendo amenazas y agresiones perpetuadas por fascistas. Últimamente estos individuos están acosando, intimidando y agrediendo a jóvenes estudiantes a las puertas de varios institutos. La frecuencia de estos hechos también ha aumentado en las últimas semanas. El objetivo de estos individuos parecen ser jóvenes salmantinos de familia trabajadora que no piensan como ellos. Pero estos elementos también dirigen su odio contra el diferente y contra todo aquel que rechace y se oponga al racismo, al fascismo y a la discriminación. De hecho varios de ellos ya han sido juzgados por reiteradas agresiones a miembros de organizaciones de izquierda, a inmigrantes u homosexuales.

Como ya hemos advertido en numerosas ocasiones, estos hechos no se dan de forma aislada, y como ejemplo que atestigua este hecho tenemos la situación actual de la extrema derecha, tanto a nivel estatal como internacional, caracterizada por un repunte de las agresiones y una radicalización de los procesos de fascistización. Así, en estas últimas semanas se han producido otras agresiones de tipo fascista en otros puntos del Estado.

En la noche del pasado sábado un grupo de neonazis perfectamente organizados recorrieron las calles de Toledo agrediendo a todo aquel que consideraban contrario a sus ideas. Cuatro personas agredidas fueron el balance de esta cazería, tres de ellas agredidas con arma blanca y el cuarto con un bate de beisbol. Dos de los heridos acaban de salir de la UCI. Un menor de 16 años con un navajazo en el hígado y otro joven con otro en el riñón. Al tercer le apuñalaron en el brazo, y como consecuencia cuenta con 25 puntos y 25 grapas y con riesgo de perder parte de la movilidad en el brazo.

También tenemos constancia de otra brutal agresión en Zaragoza. El pasado 5 de febrero cinco jóvenes zaragozanos fueron agredidos por una veintena de neonazis en la calle Tomás Bretón. La agresión no cesó hasta que no llegó la policía, momento en el que procedió a solicitar una ambulancia e identificar a los presentes, sin que nadie fuese detenido. Tras la agresión, una ambulancia acudió al lugar y trasladó a dos de ellos al hospital para ser atendidos de las lesiones sufridas.

Otro caso que ejemplifica esta problemática, es el ocurrido en Rusia en la mañana del 9 de febrero.

A las 06.30 de la mañana, un portero encontró en la zona circundante del instituto FIAN el cadáver de Nikita Kalin, nacido en 1991. La policía llegó al lugar a las 08.00 y a las 11.00 informó a la madre del asesinato. Nikita fue apuñalado 61 veces, además sus costillas tenían varias fracturas y su cabeza también presentaba heridas. Mención especial merece el caso de Rusia, donde cada año mueren decenas de personas a manos de grupos de extrema-derecha. Sólo en el periodo que ocupa desde el año 2003 hasta el 2008, fueron asesinadas más de 300 personas a manos de estos grupos, siendo en muy pocas ocasiones detenidos los participantes en estos hechos. La Policía rusa ha mostrado de forma clara su complicidad para con estos grupos ultraderechistas, que actúan con total impunidad, organizados en estructuras paramilitares que cuentan con entrenamiento militar y armamento.

Este tipo de agresiones, por consiguiente, son agresiones políticas, guiadas por el odio ideológico. Cada agresión fascista es presentado por los medios de comunicación, injustamente y faltando a la verdad, como un caso aislado. Nada de esto es un hecho aislado, sino una consecuencia directa de la propagación del fascismo en las calles.

Actualmente estamos sufriendo una profunda crisis económica, generada por el desarrollo monopolista del capital financiero, que ha desencadenado la reacción del capital, una reacción represiva que corresponde a un proceso de fascistización y que tiene como objetivo frenar el avance popular, la lucha obrera y la organización de los movimientos sociales. En esta situación el fascismo, entendido como la más feroz ofensiva del capital contra la clase trabajadora e identificado en la última fase de la dominación de clase de la burguesía, tiene un papel esencial. Una de las principales características del proceso de fascistización es el uso del racismo para dislocar la unidad de la clase obrera, la cual tiene intereses universales e internacionales. El discurso racista se utiliza para destruir o ralentizar la lucha de los trabajadores. Se culpa a los inmigrantes de la falta de trabajo, de la delincuencia y de otros problemas que son generadas directamente por el modelo económico capitalista, estrategia mediante la que pretenden que desviemos la atención sobre el verdadero culpable, que es el capitalismo. En estos últimos años estamos viendo en el Estado español un claro ejemplo de la vinculación que tiene el fascismo con el sistema al que defiende. Por una parte, reprimen duramente a los movimientos y organizaciones revolucionarias, como es el caso del movimiento antifascista o las luchas sindicales, y por otra parte, permiten actos racistas y protegen al fascismo. Nuestra labor y nuestro deber debe ser combatir toda clase de fascismo y avanzar en la lucha obrera antifascista. Nos equivocamos si pensamos que el fascismo se cae por su propio peso, por el peso de las contradicciones de clase. No veremos pasar el cadáver del fascismo sino le enfrentamos y plantamos cara.
Solo unidos y organizados podremos combatir al fascismo y acabar con el odio fascista. La organización es clave en el fortalecimiento de la lucha contra la discriminación. Por eso, animamos a todos los antifascistas que no se encuentren organizados a que se unan y nutran las filas del movimiento antifascista organizado”.

Basta de agresiones fascistas!!!
Ninguna agresión sin respuesta!!!

Comparte este artículo: