Una marea humana anticipa en Bilbo la huelga general del 29 de Marzo

Comparte este artículo:

Más de 20.000 personas se manifestaron en Bilbo en contra de los recortes sociales y laborales, en una movilización que fue interpretada como un termómetro de cara a la huelga general del próximo 29 de Marzo. En las calles de Bilbo se demostró el hartazgo social contra los recortes y la sumisión de los gobiernos a los poderosos.

p004_f02.jpg

Juanjo BASTERRA

Las calles de Bilbo se convirtieron ayer en un ensayo del respaldo de la huelga general que han convocado para el 29 de marzo ELA, LAB, STEE-EILAS, ESK y EHNE y se constató el fuerte rechazo a las políticas de recortes sociales y laborales que están aplicando los gobiernos «al servicio del poder económico», como denunciaron los colectivos sociales y las centrales sindicales en la manifestación que discurrió entre la plaza del Sagrado Corazón y El Arenal bilbaino. Más de quince colectivos sociales y las centrales sindicales que componen la mayoría sindical, además de CNT y CGT, convocaban la marcha, que congregó a más de 20.000 personas, según los organizadores. Hora y media después de iniciarse, todavía seguía llegando gente hasta la calle Navarra para dirigirse al Arenal.

Una pancarta con el lema «Mugi gaitezen geure eskubideen alde. Recortes igual a más pobreza y menos derechos» encabezó la protesta, aunque también hubo otras de empresas en conflicto, como Bermúdez o Deman, a la vez que otras recordaron el papel de la mujer, una fiscalidad más justa y progresiva, unos servicios sociales para todos, o las alusivas a la nueva reforma laboral que «supondrán más recortes y más desempleo».

Durante el desarrollo de la manifestación se corearon consignas en contra de los recortes sociales y laborales llevados a cabo por los gobiernos, pero la que más se escuchó fue la que llamó a la huelga general del próximo 29 de marzo. En realidad, Bilbo pasó ayer con éxito la prueba de la que será la cuarta huelga general desde que comenzara la crisis.

Desde la primera, en mayo de 2009, a la la última, en enero de 2011, la mayoría sindical ya predijo que o se variaba el rumbo en las políticas sociales y laborales o llegarían los recortes. Así ha sido. El último tijeretazo ha llegado con la reforma laboral del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy (PP).

Al finalizar la marcha, Patricia Muñoz y Felipe Henares, por los colectivos sociales, intervinieron para recordar que «para salir de la crisis no hacen falta recortes, todo lo contrario» y llamaron «a dar vuelta a las conciencias, porque ese no es el camino». Sonia González, responsable de Comunicación de LAB, recordó a los miles de asistentes que los recortes se realizan contra la clase trabajadora y la sociedad en general, porque «quienes más tienen siguen acaparando la riqueza y el poder».

En este sentido, recordó que «llevamos ya tres huelgas generales. El 29 de marzo llenaremos las calles de Euskal Herria y pondremos las bases porque no es momento de reivindicar, sino de hacer». Ante la marea social, la responsable de Comunicación de LAB mencionó al ministro de Economía, Luis de Guindos, porque «ha elaborado un código de buenas prácticas para la banca, cuando son los mayores mafiosos y ladrones que han pisado la faz de la tierra».

Según Sonia González, «lo que se debería proponer es un Código Penal de enjuiciamiento popular para banqueros y grandes empresarios». Culpó «a los gobiernillos de Gasteiz e Iruñea de danzar al son de Madrid» y destacó que la situación en Hego Euskal Herria es mejor respecto al Estado español porque «nos lo hemos currado. No vamos a permitir que nos pasen por encima». Para ella, «la alternativa para Euskal Herria pasa por un nuevo modelo de reparto del trabajo y la riqueza». Llamó a llenar el 29 de marzo las calles y dijo que «el capital no puede hacer a su antojo y no se puede dejar que nos llamen marginados por no tener trabajo o recurrir a las prestaciones a las que tenemos derecho ya que no son un regalo, sino fruto de nuestro trabajo».

Recordando a un compañero de sindicato, Sonia González, terminó diciendo «no bajéis nunca la cabeza, porque pertenecemos a una clase más alta: la clase trabajadora».

Mikel Noval, responsable de Política Social de ELA, recordó, al término de la manifestación, que «quienes estamos aquí solo tenemos una forma de presión: la movilización». Para él, son la única vía que tenemos para cambiar las cosas. Y, cuando como hoy, miles y miles de personas estamos juntas nos animamos más. Somos más cons- cientes de que podemos y damos aire a las luchas que en el día a día llevamos las distintas organizaciones sociales y sindicales. Sin luchas de todas y todos».

También recordó que Bilbo pasó ayer el test para la huelga general. «El 29 de marzo diremos no a la reforma laboral que es una auténtica salvajada y diremos sí a la reividicación de los derechos laborales y sociales». Cuando terminó el acto final, todavía seguían llegando gente a la zona de El Arenal.

Antes de comenzara la marcha, Adolfo Muñoz señaló que «el poder político y económico no quieren un acuerdo con el movimiento sindical» y recordó que ante este sistemático ataque contra los derechos sociales y laborales «la respuesta es una gran movilización».

Mientras que Ainhoa Etxaide, secretaria general de LAB, adelantó que «la crisis no ha sido la que nos ha quitado derechos, sino que han sido los gobiernos con sus recortes sistemáticos» y señaló que con la manifestación de ayer queda patente «el rechazo contundente a la reforma laboral y a las políticas que se están llevando frente a la crisis».

En la marcha hubo representantes de la izquierda abertzale, Bildu, EA, Aralar y Alternatiba. En su nombre, Oskar Matute aseguró que «ha llegado el momento de contraponer a la mayoría absoluta del PP una mayoría social en Euskal Herria. Hoy es prueba de ello».

 

Publicado en Gara:Una marea humana anticipa en Bilbo la huelga general del 29 de Marzo

Comparte este artículo: