Una huelga general paraliza Greciatras las exigencias de la ‘troika’

Comparte este artículo:

El tiempo apremia y las negociaciones parecen avanzar. El Gobierno de Atenas y la ‘troika’ (FMI, Banco Central Europeo y Comisión Europea) han llegado a un principio de acuerdo sobre los recortes exigidos para que el país reciba un nuevo préstamo internacional, dijo hoy a Efe una fuente del Ejecutivo griego.

Un manifestante sostiene una bandera de Grecia frente al Parlamento griego en Atenas hoy.

Un manifestante sostiene una bandera de Grecia frente al Parlamento griego en Atenas hoy.

Sin embargo, aún falta que los líderes de los partidos políticos que forman el gabinete de coalición -socialdemócratas, conservadores y ultraderecha- den su visto bueno, cuando a partir de las 21.00 hora local de hoy (19.00 GMT) se reúnan con el primer ministro griego, Lukás Papadimos.

A primera hora de la tarde, se filtraban los avances de la negociación. “El Gobierno griego está trabajando en el documento final que se someterá a discusión en el encuentro de esta tarde, a las 20:30 hora española”, aseguraban fuentes cercanas a Reuters. El euro daba entonces credibilidad a estas declaraciones y reacciona de forma positiva repuntando hasta los 1,318 dólares.

“De momento es sólo un borrador de acuerdo; hasta que no reciba el visto bueno de los líderes políticos no podemos considerarlo cerrado”, indicó la fuente a Efe.

Se trata de un paquete de medidas adicionales de ahorro exigido para que Grecia obtenga un nuevo crédito, de al menos 130.000 millones de euros, que evite su bancarrota.

A un eventual plácet de los líderes políticos seguiría mañana su aprobación en Consejo de Ministros y una tramitación de urgencia en el Parlamento.

No obstante, diputados de los partidos en el Gobierno ya han mostrado su rechazo a las nuevas medidas de austeridad exigidas por la “troika”.

Medidas
De acuerdo a los medios griegos, éstas serían una rebaja de entre el 20 y el 25% del salario mínimo (actualmente 751 euros brutos), recortes del 20% de las pensiones por encima de 1.000 euros y una disminución sustancial de los complementos que superen los 150 euros en todas las pensiones.

Además, incluye los despidos de 15.000 funcionarios y de personal con contratos no fijos, drásticos recortes de los salarios en las empresas públicas y privatización inmediata de éstas, liberalización de las profesiones “cerradas” (como taxistas o notarios) y abolición de los convenios colectivos.

La “troika” ha advertido de que, si no se ratifican estas medidas, no habrá un nuevo préstamo de 130.000 millones de euros y tampoco permitirá que se proceda con la quita de la deuda pactada entre Grecia y los bancos privados.

Sin préstamo y sin quita, Grecia se encaminaría hacia la bancarrota el próximo 20 de marzo, cuando debe desembolsar 14.400 millones de euros en vencimientos de deuda, de los que ahora mismo carece.

Un diputado del gobernante PASOK, Jristos Magkuris, anunció hoy que no votará a favor de las medidas de la “troika” cuando sean sometidas a tramitación parlamentaria: “prefiero la pobreza a la humillación y la esclavitud”.

Alexis Tsipras, líder del quinto partido en el Parlamento, el izquierdista SYRIZA, dijo que una quiebra desordenada de Grecia -el escenario más temido por los mercados y la Unión Europea- “es una opción” porque, de este modo, no serían sólo los griegos los que asumiesen todo el daño, sino también “los bancos y Alemania”.

Apoyo a la propuesta de ‘Merkozy’
Esta mañana, el presidente del Eurogrupo y primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, ha expresado su apoyo a la iniciativa franco-alemana de crear una cuenta especial bloqueada en la que se ingresen los intereses de la deuda griega para garantizar su pago.

La iniciativa para asegurarse de que “nuestros amigos griegos paguen también sus deudas mediante una cuenta extraordinaria no es mala idea”, dijo hoy Juncker en unas declaraciones a la emisora pública alemana rbb-inforadio.

Otro portavoz de la CE, Olivier Bailly, aseguró por su parte que las declaraciones de la comisaria europea Neelie Kroes, en las que considera que la eurozona “no se hundiría” si dejase atrás a Grecia, lo que indican es que el euro “es una moneda fuerte” y no una posibilidad de que ese país deje la moneda única.

Sin embargo, Juncker contestó Grecia seguirá en la eurozona pese a sus problemas financieros porque su salida tendría “costes inimaginables” para el resto de Estados miembros de la UE.

 

Publicado en Expansión: Una huelga general paraliza Greciatras las exigencias de la ‘troika’

Comparte este artículo: