Cifuentes (Delegada del Gobierno de Madrid) respalda la carga policial en la protesta de Yo no pago en el metro

Comparte este artículo:

Lo primero que ha hecho Cristina Cifuentes tras tomar posesión de su cargo como nueva delegada del Gobierno en Madrid es afirmar que respalda “por completo” la actuación de la policía durante los  los incidentes registrados ayer por la tarde en la estación de metro de Callao en la capital porque supone “el cumplimiento de la ley”. Cifuentes ha adelantado que no tiene previsto utilizar la fuerza “salvo cuando sea estrictamente necesario” y con el amparo de la justicia y ha subrayado que “por parte de la Delegación del Gobierno y de los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado” su misión será “el cumplimiento de la seguridad y de la ley ante cualquier incidente”.

Una treintena de manifestantes se colaron ayer por la tarde sin pagar en esa estación, en protesta por la subida del suburbano –que fue en agosto– y por los recortes sociales. Se trató de un gesto simbólico, apoyado por el 15-M, que supone la irrupción en España ddel movimiento Yo no pago, a imagen y semejanza del movimiento griego. Unos 15 antidisturbios cargaron en el vestíbulo de la estación contra los miembros de esta plataforma y se produjeron algunos enfrentamientos que terminaron con la detención de tres personas.

Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid ha informado a primera hora de la mañana a este diario de que los detenidos ya están en libertad. En contra de lo que se había informado en un principio, son tres hombres y no cuatro. Fueron arrestados por desobediencia y resistencia a la Policía y horas después, anoche mismo, fueron puestos en libertad tras prestar declaración en la Brigada Provincial de Información, en el barrio de Moratalaz.

Los tres individuos tienen 45, 41 y 21, años, son españoles y carecen de antecedentes. El portavoz policial ha subrayado que en la protesta no hubo violencia, por lo que no están acusados de una figura más grave, como sería atentado contra la autoridad. La Policía tomó declaración a los tres hombres y, al no ser delitos graves, no tener antecedentes y presuponer que se van a presentar ante el juez, los puso en libertad.

La protesta se inició en la Puerta del Sol, donde habían sido convocados a través de las redes sociales. La Policía Nacional los estaba esperando. La zona estaba custodiada por 13 furgones y los agentes, junto a vigilantes de seguridad y personal de la compañía, vigilaban los cuatro accesos al metro. Después de 20 minutos, los concentrados decidieron desplazarse a la cercana plaza de Callao, donde se produjo la carga y las detenciones. “Los agentes han empezado a rodearnos y a pedirnos la documentación”, relató Ángel, jubilado de 71 años y miembro de este grupo. Minutos después, los manifestantes salían y se dispersaban por la céntrica plaza.

Al respecto, la delegada ha explicado que “a priori” no tiene “ninguna actitud prefijada con respecto a nadie ni con respecto a ninguna organización”, y ha matizado que las decisiones “se irán tomando lógicamente, y también con respecto al 15-M, a medida que vaya evolucionando la situación”. En este contexto ha detallado que “lo que se produjo ayer fue una entrada masiva y organizada de un numero importante de ciudadanos en las instalaciones de Metro, saltando los tornos”.

“Se produjo una situación de inseguridad y los mandos policiales decidieron, puesto que yo aún no había tomado posesión del cargo, tomar una decisión que yo desde luego respaldo por completo, aunque no participé de ella, porque creo que la misión de la Delegación del Gobierno y de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado es preservar la seguridad”, ha añadido.

Además de esta protesta, miembros de la asamblea de vivienda del 15-M, con el apoyo de la  Plataforma de Afectados por la Hipoteca y el de otras agrupaciones, llevaron a cabo a las ocho de la tarde una concentración en la calle de Sebastián Elcano, número 36, para apoyar a los okupas que residen en el edificio, perteneciente a Bankia. Más de 200 manifestantes formaron una gran cadena humana alrededor del edificio. Cifuentes ha precisado que, en lo referido a las protestas de movimientos ciudadanos y a los casos de okupación, ella pretende “que se aplique la ley de la manera más razonable para todo el mundo”. Lo que sí ha considerado es que el movimiento okupa y el 15-M “son dos cosas distintas” y que los okupas “afectan a la sociedad de manera particular”, aunque no ha querido hablar más sobre el asunto hasta que haya una toma de contacto y conozca el problema en su profundidad.

Publicado en El País:Cifuentes respalda la carga policial en la protesta de Yo no pago en el metro

Comparte este artículo: