El Congreso aprueba los primeros recortes de Rajoy con los votos de PP, CiU y UPN

Comparte este artículo:

MADRID-. El Congreso español ha convalidado con los votos de PP, CiU y UPN el decreto ley de medidas urgentes con las que el Ejecutivo de Mariano Rajoy prevé reducir “con carácter inmediato” del desequilibrio presupuestario. PSOE, IU-ICV.CHA, UPyD, PNV, Amaiur, ERC, BNG, CC-NC, Compromís-Equo y Geroa Bai han votado en contra, mientras que el Foro Asturias se ha abstenido.

La mayoría absoluta del PP le ha permitido superar el trámite sin problemas. También ha rechazado que el decreto ley se tramitase como proyecto de ley susceptible de ser modificado por el Parlamento.

CiU ha justificado su apoyo por “coherencia, responsabilidad y valentía política” ante una situación de crisis y para frenar “el ataque de los mercados”, aunque ha asegurado que “no comparte” algunas de la medidas.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha defendido durante el debate que las subidas del impuesto del IRPF y del IBI son “ponderadas en términos económicos y sociales” y no afectan a los sectores más débiles de la sociedad.

Según Montoro, el Ejecutivo de Rajoy ha rechazado pedir esfuerzos a los autónomos h pequeños empresarios y ha decidido no subirles los impuestos, y estudia cómo mejorar su financiación para que sean “los motores” de la creación de empleo.

“Son decisiones neutrales”, ha indicado, al tiempo que ha insistido en que el decreto ley es “equilibrado” y que son medidas excepcionales para un tiempo excepcional, para “decir a los socios europeos que España está comprometida con la corrección del déficit público”.

El ministro ha asegurado que el anterior Ejecutivo del PSOE conocía el desvío del déficit público en 2 puntos porcentuales del PIB y ha afirmado que hay que adoptar medidas correctoras también sobre los déficit de todas las administraciones públicas.

El decreto ley contempla el alza del IRPF y del impuesto del IBI durante dos años, así como un incremento del 19% al 21 % del impuesto sobre las rentas de capital y la congelación del salario de los funcionarios en 2012 y su prolongación de la jornada laboral semanal hasta las 37,5 horas.

Asimismo, prorroga el IVA superreducido al 4% en la construcción y recupera la deducción por la compra de la residencia habitual.

“Estamos pidiendo un esfuerzo moderado y temporal”

Montoro ha cifrado en 15.189 millones de euros la reducción del gasto necesario para hacer frente a la “peor y más larga crisis de la historia”. Ha pedido un esfuerzo, “un sacrificio” a quienes puedan hacerlo. “Estamos pidiendo un esfuerzo tributario, pero moderado y temporal y con el compromiso del Gobierno de rebajar dicho impuesto una vez que se ponga en marcha el crecimiento económico”, ha sostenido.

Ha asegurado que el Gobierno no ha querido elevar los impuestos que recaen sobre el consumo, sobre las capas sociales que más han sufrido la crisis y tienen mayores desventajas”, pero “había que reaccionar así”.

Comparte este artículo: