Soria pide al CSN un informe para ampliar la vida de Garoña a 2019

Comparte este artículo:

Industria inicia los trámites para revocar la decisión del anterior Ejecutivo de cerrar la central nuclear en 2013.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, lo ha dicho en repetidas ocasiones desde que tomara posesión de su nuevo cargo: el Gobierno no pretende infrautilizar ninguna de las fuentes de energía de que dispone el país, y mucho menos de la nuclear, la de menores costes de producción. Así que se propone revocar la medida más polémica que el anterior Ejecutivo adoptó en torno a la energía nuclear: el cierre en 2013 de la central de Santa María de Garoña (Burgos).

Según ha anunciado hoy la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el Ministerio de Industria solicitará al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) un informe acerca de la eventual prolongación de la vida útil de la central burgalesa, que el nuevo Gobierno pretende ampliar hasta 2019.

La legislación vigente, pactada en la anterior legislatura por PSOE, PP y CiU, coloca el informe que reclama ahora Industria al CSN como elemento preceptivo para determinar los plazos concretos de vida útil de las instalaciones nucleares. Una vez que el regulador nuclear nacional emita su informe positivo sobre el nuevo límite de vida útil, el departamento que dirige José Manuel Soria emitirá una orden ministerial que revocará la decisión del anterior Gobierno sobre el cierre anticipado de Garoña.

El CSN, según ha explicado el propio organismo en un comunicado posterior, estudiará las condiciones de segu8ridad de Garoña para determinar si puede seguir operando más allá de 2013 en base al informe de pruebas de resistencia presentado el pasado 22 de diciembre. El Ministerio de Industria concedió en 2009 una autorización de explotación de Garoña válida hasta el 6 de julio de 2013, que el anterior Gobierno decidió no prorrogar. Nuclenor, la empresa que explota la central participada por Endesa e Iberdrola, había solicitado una ampliaciónd de la licencia de 10 años, que ampliaría la vida útil de las instalaciones hasta 2019.

No más reactores
Según ha transmitido en los últimos días el ministro Soria, España no puede infrautilizar esos cinco años de producción de energía de la central de Garoña, sino que debe aprovechar mejor el conjunto de los recursos energéticos de los que dispone. Soria admite que de los ocho reactores nucleares que hay en España el de Garoña no es uno de los de gran producción. La potencia total instalada en España es de unos 100.000 megavatios y Garoña produce unos 400.

El ministro insiste en que la energía nuclear es una de las fuentes que forman parte de la combinación de distintas energías de España y que el PP “no ha planteado en ningún momento acabar con la moratoria de la energía nuclear”, ni que haya nuevos reactores nucleares activos en España.

Comparte este artículo: