La izquierda abertzale alerta del peligro neoliberal del pacto PNV-PP

Comparte este artículo:

La izquierda abertzale mostró ayer su temor de que la maniobra de PNV y PP para hacerse con el control de Kutxabank y su negativa a abrir un debate sobre el modelo y las líneas de actuación del nuevo banco sean el preludio de unas políticas neoliberales dirigidas hacia el crecimiento especulativo y no a favorecer la economía real de Euskal Herria. Además, consideró que la modificación del número de consejeros es «una burla» a la ciudadanía de Gipuzkoa.

p004_f01_222x222.jpg

 

Imanol INTZIARTE | DONOSTIA

Maribi Ugarteburu y Joseba Permach ofrecieron ayer el punto de vista de la izquierda abertzale sobre lo acontecido en torno a la conformación del Consejo de Administración de Kutxabank y, lo que a su juicio es más relevante, sobre el rumbo que pretenden impulsar los nuevos rectores de la entidad, elegidos casi en su totalidad en nombre del PNV y del PP.

En este sentido, Ugarteburu y Permach incidieron en que durante las negociaciones para la elección de los miembros del Consejo los representantes de Bildu pusieron insistentemente sobre la mesa la necesidad de debatir sobre los objetivos del nuevo banco.

Un debate que, según denunciaron, fue «esquivado» por el PNV, que «ha primado los intereses del partido, pactando con el PP, para hacerse con el control hegemónico de Kutxabank».

Permach subrayó que ambas formaciones han defendido y defienden «una política neoliberal» a la que culpabilizó de la actual crisis, pero lejos de cualquier atisbo de autocrítica «su apuesta es profundizar en ella».

En este sentido, el portavoz independentista denunció que «ya se habla de Kutxabank como si fuera cualquier otro banco del Estado, cuando no es así». Recordó que el capital con el que se ha conformado este banco es de las tres cajas, que a su vez pertenecen a las instituciones y a la ciudadanía de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa.

«El capital es social y público», incidió antes de subrayar que la entrada de capital privado está condicionada, gracias al acuerdo suscrito por Bildu el pasado otoño, al visto bueno de las tres asambleas de las cajas. «No se puede hablar de Kutxabank como si fuera un banco más», insistió.

Sentada esta premisa, Permach consideró que Kutxabank tendría que «impulsar la economía real del país, ayudar a nuestras empresas con el crédito, adoptar otra postura ante los desahucios y no echar a la gente a la calle…».

No deja de resultar llamativo que la izquierda abertzale recordase que parte de sus demandas coinciden con las realizadas con Confebask la pasada semana, cuando la patronal criticó a las entidades financieras por no facilitar el acceso al crédito, impidiendo la puesta en marcha de nuevos proyectos.

Frente a ello, Joseba Permach criticó que los nuevos rectores de Kutxabank «estén hablando de ver qué banco van a comprar para ser más grandes» y que PNV y PP estén más pendientes de qué lugar ocupan en el ranking de entidades financieras del Estado español. «Existe un serio riesgo de que se apueste por reforzar los objetivos expansionistas de especulación, tal y como se ha realizado a lo largo de los últimos años, invirtiendo fuera de Euskal Herria siempre desde el prisma de la especulación financiera», insistió.

Operaciones inmobiliarias

Desde las filas jeltzales se ha tratado de barnizar su monopolización de la dirección del banco con una capa de «profesionalidad» y otra de «capacidad de gestión», lo que para los portavoces de la izquierda abertzale no es más que una «cortina de humo para tapar su maniobra».

Resaltaron además que ha sido bajo el mando del PNV cuando Kutxa se ha embarcado en dudosas operaciones inmobiliarias en el Mediterráneo, cuyo último ejemplo es Valle Romano, en Estepona (Málaga).

También destacaron que PNV y PP pactaron, en tiempos de José María Aznar, el futuro del Banco Bilbao Vizcaya (BBV). «¿Quién controla ahora el banco? ¿Dónde está su sede social? ¿Dónde paga impuestos? ¿Ese es el futuro que le espera a Kutxabank? ¿Ese es el ejemplo de la profesionalidad del PNV?», preguntó Permach.

Tras equiparar la legitimidad del Consejo de Kutxabank a la de Patxi López como lehendakari, el portavoz independentista exigió «que no se tome ninguna decisión estratégica que condicione el futuro de Kutxabank mientras no se conforme una representación acorde a la voluntad popular».

Y es que, tal y como había señalado antes Maribi Ugarteburu, el acuerdo entre el PNV y el PP ha sido «una burla» sobre todo para la ciudadanía de Gipuzkoa, rebajando su representación en el Consejo de Administración «para garantizarse su mayoría».

«La dirección del PNV está digiriendo muy mal los resultados del 22-M en esta parte de Euskal Herria y aprovecha los últimos restos de la estrategia de ilegalización contra la izquierda abertzale», sentenció.

Aralar: Obra social en riesgo

Dani Maeztu, vicecoordinador de Aralar, tampoco ahorró críticas a la actuación de PNV y PP y alertó de que no se puede garantizar la pervivencia de la obra social porque «al igual que no se ha respetado un pacto que existía para mantener la representación que venía de las cajas, nadie nos dice que pasado mañana, por intereses económicos y financieros concretos, se deje de lado la obra social, trabajar como un banco más, y olvidar la entidad social que tenían las cajas de ahorro».

Entrevistado en Info Zazpi Irratia, Maeztu destacó que la «profesionalización» del Consejo de Administración «se puede dar cualquiera que sea la asociación política de sus miembros», por lo que este «golpe de mano» de PNV y PP podría obedecer a una voluntad de «aplicar políticas neoliberales».

Confebask abogar por dar un margen de tiempo

Nuria López de Guereñu mostró ayer su satisfacción por la creación de Kutxabank, lamentó que no se haya producido antes y abogó por darle un «margen de organización interna». La secretaria general de Confebask auguró que el banco buscará «un crecimiento y una musculación que le permita ser un proyecto financiero potente y competir con otros para seguir teniendo el corazón aquí». GARA

El PP argumenta que el arranque del banco no se podía quedar «en el limbo»

El portavoz adjunto del PP en el Congreso de Madrid, Leopoldo Barreda, calificó de «poco explicable» el enfado del PSE por la constitución del Consejo de Administración de Kutxabank, ya que la entidad financiera tenía que «empezar a andar» y no se podía quedar «en una especie de limbo».

Respecto a la presencia de las formaciones políticas en el órgano máximo de la entidad financiera, Barreda puntualizó que «lo que hay, en nuestro caso, son personas propuestas por el Partido Popular. No hay militantes del PP en el Consejo. Hay profesionales solventes y acreditados para tirar adelante con esta nueva entidad. No son militantes de carnet, no tienen un mandato político, sino profesional para sacar adelante esa institución».

El político vizcaino defendió «una gestión profesional» que permita que Kutxabank «rinda los frutos esperados, en términos financieros, para esta sociedad. Era necesario llegar a un acuerdo, era importante que echara a andar el banco y hemos actuado con toda la responsabilidad que se nos podía exigir en esta materia y ahí está el fruto».

Barreda dijo desconocer si la aprobación de la Ley de Cajas «tendrá una repercusión o no sobre el Consejo». Sí opinó al respecto el presidente del PP en la CAV, Antonio Basagoiti, quien señaló que «el cambio que se va a producir es que va a pintar más el PP en la Vital y más Bildu en la Kutxa, pero Kutxabank en lo grueso va a ser absolutamente parecido».

Basagoiti abogó por aprobar «cuanto antes» esta normativa porque «no podemos seguir esperando a que sigan ocurriendo cosas en el ámbito financiero, a que sigan existiendo oportunidades de crecer, de dar solidez a las cajas vascas, y que no tengamos una ley adecuada».

Por su parte, el diputado del PSOE Odón Elorza considera «inadmisible» que PNV y PP hayan casi copado los puestos en el Consejo de Administración. «Esto no es normal en un país que quiere caminar hacia la convivencia y que crea un banco que excluye al Gobierno Vasco», apunta el ex alcalde de Donostia en un texto publicado en su blog.

Elorza también pregunta «qué sueldo cobrarán el presidente, los consejeros… ¿Se pagarán indemnizaciones a los altos cargos anteriores?», y defiende que «los miembros del Consejo tengan todos un perfil profesional idóneo y no político».

Tras recordar que, pese a ser el Ayuntamiento una de las entidades fundadoras, durante su veinte años como primer edil donostiarra nunca formó parte del Consejo de Kutxa, arremete contra el edil de Bildu Josu Ruiz, que actualmente es uno de los vicepresidentes de la entidad guipuzcoana, elegido en representación de EA. «Que diga públicamente lo que ha cobrado y en qué periodo. Ya vale de la doble moral de Bildu», critica Elorza. GARA

 

Publicado en Gara: La izquierda abertzale alerta del peligro neoliberal del pacto PNV-PP

Comparte este artículo: