Comunicado de IZ.CA.: Cuando se impide la libertad de expresión, se esta impidiendo la libertad de pensamiento.

Comparte este artículo:

A la derecha española nunca le ha gustado el trabajo y mucho menos el trabajo intelectual. Consideran que en el estudio o la investigación está el principio de todo mal, que el ejercicio de pensar puede servir para abrir las puertas de la emancipación y eso es intolerable.


Para el miércoles día 30 de noviembre estaba previsto un acto en la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca. Un acto informativo y de debate sobre ”El Proceso de Paz en Euskal Herria”, organizado por la formación juvenil Yesca y por Red Roja, en él iban a intervenir como ponentes Haizea Ziluaga, Jone Goirizelaia y Doris Benegas, tres conocidas y prestigiosas abogadas.


El Decanato había autorizado la celebración de esa actividad, nos imaginamos que, apreciando la importante actualidad del tema, pero se encontró una vez más con las brutales presiones de ”la caverna” salmantina. Todos a una, sindicatos policiales y colectivos de extrema derecha, amenazaron con todo tipo de represalias si la charla informativa se llevaba adelante: querellas ante los tribunales para las autoridades académicas, exigencia de expulsión de los alumnos de la Universidad que participaran en el acto, caso de que este llegara a realizarse…


El Rectorado de la Universidad de Salamanca y el Decanato de su Facultad de Derecho no aguantaron las presiones y suspendieron la celebración del acto.


Puede parecer increíble que en el año 2011, en una Universidad del reconocido prestigio de la de Salamanca, pueda conculcarse el derecho a la libertad de información y de formación de una forma tan brutal, pero el Regimen posfranquista actual es lo que tiene, los espacios de libertad hay que ganárselos día a día.


Desgraciadamente coerciones a la libertad de expresión como la ocurrida estos días en la Universidad de Salamanca, nos retrotraen a la experiencia del encarcelamiento por la inquisición de Fray Luis de León, nada menos que por traducir a la lengua ” vulgar ”, la que comprendía el pueblo, la Biblia, también por presiones y denuncias de la ”caverna” de su época.


Esperamos y deseamos que esta prohibición de hablar y pensar, tenga una serena pero coherente respuesta por parte de la comunidad universitaria salmantina.

 

 

Izquierda Castellana

 

Castilla a 30 de noviembre de 2011

 

Comparte este artículo: