Las FARC habían informado de su intención de liberar a seis rehenes antes de la intervención militar

Comparte este artículo:

Publicado en Gara: Las FARC habían informado de su intención de liberar a seis rehenes antes de la intervención militar

El colectivo Colombianas y Colombianos por la Paz ha revelado una carta de las FARC, en la que anunciaban la liberación unilateral de seis rehenes, con la intención de hacer un gesto que diera pie a un diálogo para la reconciliación nacional.

 

BOGOTÁ-. El colectivo Colombianos y Colombianas por la Paz ha publicado en su página de internet la carta que recibieron de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el viernes 25 de noviembre.

Con esta misiva, las FARC respondían a un mensaje enviado en agosto pasado por la líder de Colombianos y Colombianas por la Paz, la ex senadora liberal Piedad Córdoba –que estos días ha visitado Euskal Herria–, junto con un nutrido grupo de mujeres activistas de renombre internacional, en la que les pedían un gesto humanitario.

En la página web, Colombianos y Colombianas por la Paz adjuntan la “carta abierta” que el Secretariado de las FARC (órgano de mando) dedica a las “amigas de la paz y de la solución política de los conflictos”.

“Anunciamos la liberación de 6 prisioneros de los que permanecen en nuestro poder, los cuales serán entregados a las firmantes de la misiva que hoy respondemos, encabezadas por la insigne dirigente política colombiana, la senadora Piedad Córdoba, previa precisión de los protocolos de seguridad”, refería el comunicado, recogido por TeleSur.

“No permitiremos que se nos escape esta oportunidad para reiterar a través de ustedes, nuestra disposición de dialogar con el estado, de cara al país, con miras a un futuro de paz. Desde luego, aceptamos la disposición y concurso de ustedes para contribuir en la búsqueda del noble propósito”, agregaba el texto de la guerrilla.

Además, indicaba que “esta fue la determinación” del ex máximo líder de las FARC, “Alfonso Cano” días antes de “ser asesinado por el régimen guerrerista y sanguinario de (el presidente) Juan Manuel Santos” el pasado 4 de noviembre, en combates que siguieron a un bombardeo sobre un área del suroeste de Colombia.

Tras la muerte en combate de Guillermo León Sáenz, verdadero nombre del alias “Alfonso Cano”, las FARC quedaron en manos de Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko” o “Timoleón Jiménez”, que en un mensaje a Santos defendía la robustez de la organización.

Aunque Santos ha venido hablando durante la última semana de su disposición al diálogo con la guerrilla, condicionada a una muestra “humanitaria” por su parte, el jueves anunció que el Gobierno ultimaba una nueva estrategia militar para acabar con “los violentos” que haría pública el fin de semana.

Ayer irrumpió la noticia del fusilamiento por guerrilleros del sargento mayor del Ejército José Libio Martínez Estrada y los integrantes de la Policía Nacional: el coronel Edgar Yesid Duarte, el mayor Elkin Hernández Rivas y el intendente jefe Álvaro Moreno, hechos que ocurrieron, según admitió el Gobierno, en el marco de una operación de rescate militar no pactada con las FARC.

Un quinto secuestrado, el suboficial de la Policía Luis Alberto Erazo Maya, logró escapar de los disparos guerrilleros y volver a la libertad tras más de doce años de cautiverio.

Comparte este artículo: