Valladolid manifestación en defensa de la sanidad y la educación pública.

Comparte este artículo:

Mas de 500 personas se manifestaron en Valladolid en defensa de la sanidad y la educación publica, en contra de su privatización y de sus recortes.

La manifestación transcurrió en un clima de alta combatividad y al finalizar se leyó el siguiente manifiesto.

 

 

NO MÁS PRIVATIZACIONES

Banqueros y políticos: “sacad vuestras manos de los servicios públicos”

Los servicios públicos de los países occidentales están en el punto de mira de los “mercados”, su objetivo: privatizarlos e incorporarlos como una pieza más al ”sacrosanto mercado” en donde pasarán a funcionar como cualquier otro sistema mercantil. A los que puedan pagar, todos los servicios, para los que no, se mantendrán unas prestaciones residuales cada vez mas similares a lo que era la antigua beneficencia que tanto gustaba a los poderosos.

Sanidad. Una buena parte de los determinantes del proceso de salud-enfermedad son sociales. Cuanto más desigual es un país, mayores son los problemas socio-sanitarios. Los recortes sociales, añadidos a las consecuencias directas de la crisis; paro, desahucios…, están provocando un incremento de las desigualdades y un empeoramiento de las condiciones de vida, que se traducen en un deterioro de todos los indicadores de bienestar social: esperanza de vida, morbilidad, fracaso escolar, descenso de la movilidad social, suicidios, aumento de la población encarcelada, …..).

El Sistema Sanitario Público, es uno de los frutos de  las luchas populares del siglo XX,a través del cual toda la población tiene acceso a una prestación de calidad, inconcebible en un sistema sanitario privado.

En el Estado Español, la Ley 15/97, facilita el proceso de privatización de la sanidad publica, ya que permite la entrada de las empresas privadas en la gestión y explotación de los centros sanitarios y socio-sanitarios. En estos años han ido extendiendo la falsa idea de que el Sistema es “insostenible”,cuando el gasto sanitario público en el Estado Español está muy por debajo de la UE-15. Simultáneamente están preparando un nuevo impuesto, esta vez “a la enfermedad”, mediante el pago de tasas o copagos/repagos en el momento de la utilización de los servicios o, excluyendo ciertas prestaciones sanitarias para que, quien pueda pagarlas, contrate pólizas de seguros privados. A través del copago se introducirán graves elementos de desigualdad social en el Sistema.

Educación. El derecho a tener una buena educación también está en entredicho. Este mismo año los recortes sobre la consejería de educación ya han sido duros. Una rebaja del 5 por ciento, ¡530 millones de euros! Si no queremos que el año que viene sea aún peor, debemos luchar, tomar la calle.

No debemos de dejar que el beneficio económico prime sobre nuestros derechos más fundamentales. Se sigue desviando cada vez más dinero de la enseñanza pública hacia negocios privados. Este proceso de privatización supone un expolio de los bienes del pueblo. Nos lo muestran como libertad de elección, pero en realidad se trata de un proceso de segregación. Al mismo tiempo impulsa la competitividad desleal de los centros por los recursos y también la precarización laboral y salarial de los trabajadores. Alto a la privatización de la enseñanza.

La universidad en España tampoco camina hacia adelante. El plan Bolonia se ha mostrado como un arma de doble filo que ni se orienta hacia la calidad, ni tampoco hacia la prometida homogeneización con el resto de Europa. Los mercados no quieren ciudadanos cultos y educados, sólo les interesan piezas inanimadas. Piezas para los engranajes que mueven sus fábricas, sus bancos y sus grandes empresas. No dejaremos que se mercantilice la universidad.

La Educación Pública está siendo atacada por las administraciones autonómica y central. El ataque es claro, se la ahoga económicamente y se la desprestigia socialmente. Será que quieren que salgamos a flote a base de ladrillos. No sé si los políticos se dan cuenta, pero es en la educación dónde está el futuro de todos. Y por eso queremos una educación libre y crítica, basada en el saber científico y humanista y no en la formación laboral. Una educación que apueste por un pleno desarrollo como seres humanos y no como máquinas.

Solamente una educación pública, gratuita y de calidad puede garantizar el derecho a la educación.

El ESTADO se financia en lo fundamental con los impuestos de l@s ciudadan@s, lógicamente cuando financiamos algo, es para obtener unas contraprestaciones a cambio. En los Estados occidentales esas contraprestaciones, que conforman lo que podríamos llamar el ”GRAN PACTO SOCIAL” entre ciudadan@s y Estado, incluye como cuestiones esenciales básicas, una serie de servicios públicos y sistemas sociales: sanidad, educación, pensiones, dependencia, seguridad,… que son las que caracterizan a un Estado Moderno.

Si esos servicios públicos y sistemas sociales, se recortan gravemente y/o privatizan, estamos asistiendo a una ruptura unilateral, por parte del Estado, de ese ”GRAN PACTO SOCIAL”.

La ciudadanía no puede permitir éso, no puede admitir que se “malversen” nuestros recursos, transfiriéndolos en contra de la opinión de la mayoría al sector privado :banca, grandes empresas, especialmente las vinculadas a la economía especulativa, etc.

No es una cuestión de sostenibilidad de los servicios, que evidentemente son sostenibles e imprescindibles. La cuestión es como se prioriza el uso de los recursos financieros público, que insistimos salen de los bolsillos de cada un@ de nosotr@s,. Y eso es exclusivamente un problema de prioridades políticas.

En cualquier caso queremos recordar que:

El gasto social público en relación a nuestro PIB  está seis puntos por debajo del de la media de la UE. Para llegar a la media faltan 85.000 millones de euros al año.

Sin embargo en estos años se han reducido significativamente los impuestos a las grandes fortunas y patrimonios. Se sigue dando un trato fiscal de privilegio a la Iglesia Católica, no se combate el fraude fiscal que supone decenas de miles de millones de euros de pérdidas para las finanzas publicas al año. Se dedican cantidades escandalosas al gasto dedicado al mantenimiento de determinadas instituciones del Estado, al saneamiento de la banca privada o a los gastos militares y a las diversas guerras en que nos han implicado.

POR TODO ELLO EXIGIMOS:

  • STOP Privatización: Derogación de la ley 15/97 (sanidad) y todas las normas autonómicas que la desarrollan. Vuelta a manos públicas de los centros privatizados.

  • Supresión paulatina de los conciertos educativos y sanitarios, aumentando paralelamente las plantillas y los centros públicos, para garantizar la cobertura de toda la demanda desde el ámbito publico.

  • No a la venta del patrimonio sanitario de  la SS (hospitales, centros de salud). No a la cesión de suelo público a las empresas privadas.

  • No al Copago/Repago, en sanidad, educación, o justicia.

  • No a la desgravación fiscal, ni de los seguros privados sanitarios, ni de la enseñanza privada o concertada.

  • No a las contratas y subcontratas en educación. Fuera los bancos de la educación pública.

  • No a la implantación del espacio europeo de educación superior, eliminación de las becas-préstamo, así como de todas las reformas contenidas en la Estrategia Universidad 2015.

  • Incremento del gasto sanitario público (2 puntos por debajo del promedio de la UE-15). Subida en educación hasta el 6% del PIB.

  • No al desvío de dinero público para entidades privadas.

  • No a topes constitucionales en el gasto social público.

Fuera el negocio de nuestr@s Servicios Públicos: ni despidos, ni cierres de centros, ni recortes.

Que no te engañen con el pretexto de la crisis.

Manifestación 18 de septiembre,

NO A LA PRIVATIZACION DE LA SANIDAD, LA EDUCACION y DEL RESTO DE LOS SERVICIOS PUBLICOS. NO A LOS RECORTES SOCIALES

 

Comparte este artículo: