Algunas reflexiones sobre Villalar 2011

Comparte este artículo:

La celebración de Villalar es la actividad más importante, cada año, para el movimiento castellanista y revolucionario desde sus inicios.

 

En el año 1986, la recién constituida U.P.C., hizo un llamamiento para recuperar el contenido comunero y reivindicativo de la celebración de Villalar, en aquel momento en total proceso de descomposición bajo el impulso del gobierno autonómico en manos del PSOE por aquel entonces.

 

La respuesta social fue muy importante y centenares de personas expresaron rotundamente su rechazo a la deriva que las cosas estaban tomando. La confrontación con los gerifaltes del PSOE, responsables de esa deriva, en la Plaza del Monolito fue dura. La respuesta policial y judicial mucho más, los intentos de criminalización mediática del naciente movimiento popular castellano rayaron en la paranoia.

 

Alguno de los autores de esa campaña de criminalización mediática, como es el caso de Miguel Angel Rodriguez, pasaron no mucho después a la primera línea del periodismo – mercenario al servicio del fascismo español.

 

En el año 1987, la venganza estaba planificada, la Delegación del Gobierno en Castilla y León, organizó un operativo de los cuerpos antidisturbios de la Guardia Civil para masacrar la marcha encabezada por la U.P.C., que desde la Campa se hizo a la plaza del Monolito, muchas personas resultaron heridas por las cargas, algunas de gravedad, una perdió un ojo por un pelotazo.

 

A partir de 1987 y así continuo muchos años, el Gobierno ”regional” de Castilla y León ya en manos del PP y encabezado por Aznar, decidió abandonar la presencia institucional en Villalar, pero se siguió con la organización de operativos represivos, absolutamente bestiales y provocadores.

 

Controles desproporcionados en las carreteras de acceso, presencia de centenares de miembros de los antidisturbios de la Guardia Civil, incluyendo a su caballería, e incluso en alguna ocasión la presencia de tanquetas.

 

Cualquier motivo les era válido en esos años para cargar contra la gente.

La presencia represiva, que parece ser ha sorprendido a alguna gente este año, quizás porque los dos años anteriores era menos visible, ha sido una constante desde el primer Villalar de la transición en 1976.

 

Presencia represiva que se refuerza a partir de la aparición del castellanismo revolucionario organizado en las campas de Villalar a partir de 1986.

 

El bloque dominante español y su Estado no pueden admitir que en Castilla surja, esa batalla ya la han perdido, un movimiento nacional-popular; y mucho menos que ese movimiento se desarrolle, esa batalla también la están perdiendo; y por ello la absoluta desproporción de los despliegues represivos que hacen.

 

Es ciertamente dramático que las fuerzas policiales, financiadas con los impuestos del Pueblo Trabajador, sean utilizadas precisamente para reprimir las expresiones reivindicativas de ese Pueblo, en vez de ser utilizadas para combatir a la delincuencia organizada, también entre los políticos profesionales, de la que estamos sobrados.

 

Villalar 2012, que muy probablemente se desarrollará en un escenario político con cambios con respecto al 2011, exigirá que l@s comuner@s del S.XXI, hagamos un mayor esfuerzo de creatividad, militancia y planificación para que la memoria de la revolución comunera y la lucha por su actualización, sean los elementos principales en la celebración del 23 de abril.

 

 

Referencias en prensa Publicado en el Norte de Castilla del año 1986 hasta 1992

Villalar 1986 La extrema izquierda intentó boicotear la fiesta de Villalar y el mal tiempo no ayudó a impedirlo

Villalar 1987

Villalar 1988. La Guardia Civil cargó varias veces contra miembros de la UPC en la plaza de Villalar

 

Villalar 1989 Villalar cumplió un hito más de su agonía como centro de la fiesta regional

 

Villalar 1990. IU y UPC monopolizan Villalar ante la inhibición del resto de fuerzas políticas

Villalar 1991

Villalar 1992.Más civiles que manifestantes en el entorno del monolito

Comparte este artículo: