Somos menos de lo que nos gustaría pero much@s más de lo que ellos desearían.

Comparte este artículo:

En la editorial de El País del sábado 13 de noviembre de 2010, titulada ”Otegi, ayer y hoy”, se hace la siguiente afirmación: ”lo que hay de común entre lo que dijo (Otegi) y lo que plantea Currin es que el marco político actual no es democrático (el argumento esgrimido por ETA para justificar la persistencia de la violencia), por lo que la superación definitiva de ésta requiere de un cambio radical de marco político.

Pero eso es una posición ideológica particular de Batasuna, cuyos 150.000 votantes no podrían imponerla a los millones de ciudadanos que no desean tal cambio”

No deja de ser curioso que el editorial de un periódico se haga así, sin más, interprete de la voluntad popular, por supuesto acercando el ascua a su sardina. ¿ De dónde deduce el editorialista de El País que millones de ciudadanos rechazan un cambio político que comportara mayores niveles de democracia y justicia social que el actual?

No conocemos ninguna consulta hecha a la población, en tal sentido, que de resultados como los que la editorial de El País expresa. Por el contrario, la única consulta realizada a la población, en este caso a la población catalana, arrojó un resultado favorable a un cambio de marco jurídico-político.

Si nos atenemos para interpretar esos deseos, o no, de cambio, a los resultados de los últimos procesos electorales, nos encontramos con que los partidos partidarios de algún tipo de transformación en la actual Constitución, tanto en lo referente al derecho a decidir de los Pueblos, como en lo referente a la forma de Estado: monarquía o república, suponen más de un 10% de los votos y alrededor de tres millones de electores/as en el conjunto del Estado Español.

Si a ello le añadimos el masivo apoyo en Cataluña y Euskal Herria a la independencia, nos encontramos con una realidad muy distinta, ya inicialmente, de la que el editorial de El País pretende transmitir.

En cualquier caso si los poderes del Estado actual y sus portavoces mediáticos están tan seguros de que una inmensa mayoría social está a gusto con el actual Régimen, ¿por qué siguen poniendo impedimentos de todo tipo para que la sociedad se pronuncie en libertad sobre tal cuestión?

IzCa a 18 de noviembre de 2010

Comparte este artículo: