La Mujer en ‘El Motín del Pan. ‘

Comparte este artículo:

Aunque también hubo diferentes mujeres que participaron en rebeliones y motines contra la Reina, en Castilla la Vieja durante el año 1856 y que fueron ajusticiadas, como serian Tomasa Bartolomé y Modesta Vázquez

Año en el que ocurrió el motín del pan, iniciado por las mujeres de Valladolid. Éste surgió en Castilla Norte a raíz del descontento de las clases más desfavorecidas, a causa de lo que se denominaba la “cuestión de subsistencia”, el cual incluía la carestía del pan y de otros alimentos básicos, acompañada de cuestiones de tasas y subida de impuestos.
La primera zona en revelarse por estas injusticias fue Benavente, pero el motín más significativo fue el sucedido en Valladolid, el 22 de junio de 1856, donde el ayuntamiento, conocedor del descontento existente en la población, bajó los precios del pan para asi calmar los ánimos de los mismos.Pero esa mañana lo que se puso en venta, no fue suficiente para cubrir la demanda, y al no poder cubrir todos los pedidos , las panaderas aprovecharon para encarecer el pan, lo que ocasiono la riña entre una de las vendedoras y una clienta conocida como “La Madrileña”. La situación de éstas acabó en tumulto, iniciando una protesta que movió alrededor de doscientas mujeres que pedian la bajada de precios en los alimentos básicos y la anulación de las aduanas a la entrada de la ciudad, para asi terminar con las tasas que se pedian a las mercancias y por las cuales encarecían los productos, para llevar sus quejas ante las autoridades locales, se dirigieron a las Casas Consistoriales. El grupo a medida que avanzaba fue aumentado en número y la situación acabó en motín, y la muchedumbre tiro al gobernador civil al canal de Castilla, una vez apedreado y herido con arma blanca. Pero los disturbios se propagaron a ciudades como Palencia, Medina de Ríoseco, Burgos, Benavente y Salamanca , siendo en Medina y Palencia las más violentas y siendo el motín de Palencia dirigido por una mujer, llamada Dorotea Santos y ajusticiada tras la rebelión en Palencia, ciudad donde se quemaron molinos, barcos, fabricas y almacenes de harinas y donde no tardaron en ser ajusticiados hombres y mujeres. Estos hechos fueron vistos como atentados de comunistas, al igual que habia sucedido en Barcelona y Valencia.


Comparte este artículo: