Sobre la cuestión de la vivienda

Comparte este artículo:

En estos dos artículos que volvemos a publicar en nuestra página, ”SOBRE LA CUESTIÓN DE LA VIVIENDA” fechado el 15 de abril de 2005 y el titulado ¿POR QUÉ LUCHAMOS CONTRA EL NARCOTRÁFICO? fechado el 16 de octubre de 2004, consideramos que aparecen descritas con unos cuantos años de antelación bastantes de los problemas con los que ahora nos enfrentamos en toda su crudeza, es por ello que creemos que es interesante su reproducción.

SOBRE LA CUESTIÓN DE LA VIVIENDA.

En los últimos tiempos estamos asistiendo a una auténtica ceremonia de la confusión sobre el problema de la vivienda en el Estado Español, tendente a hacernos creer que este problema consiste en que hay un número insuficiente de ellas para cubrir las necesidades de la población, de este falso planteamiento se derivan falsas soluciones, como la necesidad de aumentar el suelo urbanizable, la de disminuir la superficie de los pisos, etc

 

En el año 2003, en el Estado Español se construyeron más viviendas que en Alemania y en Francia juntas; en el año 2004, se construyeron más viviendas que en Alemania, Francia e Italia juntas. Aquí se construyen más viviendas que el doble de la media de la Unión Europea.

 

En el año 2002, se inicio la construcción de 543.mil viviendas nuevas, se finalizaron 520 mil, y el total de viviendas en construcción durante ese período fue de 1.396.000.

 

En el año 2003, se inicio la construcción de 622 mil, se finalizaron 506 mil y había en construcción 1.473.000.

 

En el año 2004, se iniciaron 494 mil, se finalizaron 423 mil, y el total de construcción en ese período era de 1.571.000 viviendas.

 

Es decir solo en los últimos tres años se finalizaron alrededor de millón y medio de viviendas en el Estado Español.

 

Pero veamos cuales son las necesidades reales de viviendas en el Estado.

Las formulas que se utiliza para evaluar las necesidades de vivienda, son las que se corresponden a la formación potencial de nuevos hogares, concepto en el que se incorpora a los inmigrantes, las personas que alcanzan la edad para la emancipación familiar, los divorciados…

 

Pues bien la relación entre necesidades reales de vivienda en este Estado y la oferta de vivienda es más asimetrica cada año y esa asimetría aumenta de una forma constante desde el año 1998. Ahora mismo hay más de tres millones de viviendas desocupadas, es decir hay un numero muy superior de viviendas desocupadas a las de las necesidades reales de la población; y sin embargo en contra de lo que se podría esperar en función de una “aplicación lógica” de la ley de la oferta y la demanda, el precio de la vivienda sigue subiendo de una forma imparable.

Si en el año 1987 el precio medio por metro cuadrado era de 300 euros, en el año 1997 este ya había subido a 650 euros por metro cuadrado, y en 2004, el precio medio por metro cuadrado de vivienda en el Estado Español era de 1600 euros y sigue subiendo. Ello supone que el esfuerzo para la adquisición de la vivienda es cada vez mayor, representando en el año 2004 el 55,5% del salario total.

 

¿Como se explica esta aparente paradoja?, que haya un exceso de vivienda y sin embargo que esta sea cada vez más cara y por tanto más inasequible para un trabajador o una trabajadora, especialmente para los jóvenes, la explicación aunque no nos la cuentan nunca, es bastante sencilla.

 

La vivienda en general, el negocio de la construcción, se ha convertido aquí en este Estado, en el objeto privilegiado de la inversión especulativa

 

La vivienda no tiene la consideración de un bien socialmente necesario sino que se utiliza como un elemento de inversión especulativa.

 

En el Estado Español hay según diversos estudios al menos un 20% del P.I.B. (Producto interior bruto) que se corresponde con la economía negra, dentro de esta, las cuotas fundamentales se lo llevan los beneficios obtenidos del narcotráfico y la prostitución, ello supone muchos billones de pesetas anualmente, todo ese dinero negro, ilícito, necesita blanquearse y ello lo hace fundamentalmente a través del negocio inmobiliario, mientras ese negocio siga en marcha, la especulación con la vivienda seguira, cada vez habrá más excedentes y paradójicamente será más inalcanzable para los trabajadores y trabajadoras hasta que el chiringuito reviente y bastantes salgan perjudicados.

Cuando la relación entre valor y precio se recomponga los grandes especuladores no van a sufrir por que ya están empezando a moverse, pagarán los de siempre y nos encontraremos con el drama de personas cuya hipoteca (deuda con la correspondiente entidad financiera) sea mayor que el precio en ese momento de su vivienda en el marcado.

 

Es necesario y urgente afrontar seriamente el problema de la vivienda que es lo mismo que decir que haya que abordar urgentemente el problema de la economía negra, especialmente el narcotráfico y la prostitución; y su gran aliado la corrupción institucional.

 

 

Toño Sánchez

 

Castilla 15 de abril de 2005

Comparte este artículo: